Paginas

Metanfetamina una droga maldita

Metanfetamina es una droga altamente adictiva que estimula la Dopamina molécula natural que se encarga de producir el placer en el cerebro humano.

Esta sustancia tan perjudicial para la sociedad es cada día más popular, tanto así que cada año se agregan 500 mil nuevos adictos jóvenes al rededor del mundo, el motivo del boom de la metanfetamina se debe al efecto que esta provoca ya que una sola dosis de esta dura 12 horas manteniendo al cuerpo produciendo la dopamina de forma abrumadora, en Tailandia los obreros la consumen para poder permanecer hasta dos días sin comer, dormir o tomar agua, siendo la pastilla preferida para muchos trabajadores que quieren duplicar sus ingresos.

La Metanfetamina o yaba como se le conoce en Tailandia también es altamente consumida entre las trabajadoras sexuales para prolongar sus servicios por poco mas de un 24 horas, esta droga es tres veces mas adictiva de la cocaína, de tal manera que un 92% de quienes caen vuelven a recaer en ella, los daños provocados en el cerebro son innumerables, además de causar caries que destruyen toda la dentadura de una manera bastante acelerada, su nueva victima se encuentra en las universidades norteamericanas en donde jóvenes la consumen indiscriminadamente.

Las leyes de que rigen los medicamentos en estados unidos tuvieron que ser modificadas hace ya unos años, porque los medicamentos que poseen una dosis para contrarrestar la gripe contienen Efedrina, que procesada con un método que no fue divulgado se extrae un porcentaje muy bajo que poseen estos analgésicos, la mayoría de esta está siendo producida en laboratorios mexicanos.

. La metanfetamina se consume por vía oral, intranasal (inhalando el polvo), intravenosa (inyectándosela) o pulmonar (fumándola). Inmediatamente después de fumarla o inyectársela intravenosamente, el usuario experimenta una sensación intensa llamada “rush” o “flash” en inglés, que dura apenas unos pocos minutos y que al parecer es sumamente placentera. El uso oral o intranasal produce euforia, es decir, un estímulo que no llega a la intensidad del “rush”. Los usuarios se pueden convertir en adictos en poco tiempo, usándola cada vez con más frecuencia y en dosis mayores.

En el mundo al menos 25 millones de personas la han consumido y uno de cada 20 estadounidenses la ha probado.

Comments are closed.

Monetizado y optimizado por Tabuga