Jóvenes temen salir a la calle por violencia en la que está sumergido el país

1

Los hechos de violencia y criminalidad que afectan al país han cambiado las costumbres y hábitos de los estudiantes, al extremo de que muchos se abstienen de salir a la calle y se quedan en su casa desde temprano en la noche.

“Si antes salía poco, ahora salgo menos a la calle”, confiesa Natalie Reyes, una estudiante de Sicología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), quien teme hasta montarse de día en un vehículo del transporte público, porque “una no sabe quién, en cualquier momento, te puede quitar la cartera o darte un tiro”.

Ella considera que la culpa de la criminalidad no es algo que toca solo al gobierno, sino que tiene implicaciones en la falta de educación hogareña, motivada por el descuido de sus padres frente al desarrollo moral y espiritual de sus hijos. Igual piensa José Alberto Guerrero, estudiante de Arquitectura, aunque observa que la precariedad que envuelve sus vidas no les permite a los cabezas de hogar estar al tanto de todo cuanto pasa en sus familias.

Una percepción común entre jóvenes consultados sobre las causas que produce la criminalidad, es que este fenómeno obedece fundamentalmente a la falta de oportunidades y al problema de la drogadicción en la juventud. Algunos pusieron como ejemplo el hecho de que después de agotar un riguroso proceso de formación académico-profesional, cientos de jóvenes ven frustrados sus deseos de insertarse en el mercado laboral.

“Cuando un joven no encuentra trabajo, aunque sabe un oficio o tiene una profesión, llega a un estado de desesperación que lo lleva a delinquir”, expresa Wester Sena, estudiante de Electromecánica. Estos tres jóvenes estudiantes de la universidad estatal tienen también en común que aplican los consejos que sus padres les dan para que eviten ser agredidos por algún delincuente.

Los jóvenes de clase media, y que por tal condición estudian en universidades privadas, tienen por igual que desarrollar sus propios métodos de protección o precaución. “Me doy cuenta en qué carro público me monto; con quién me junto; quién está en los sitios que visito. Cuando salgo, me encomiendo a Dios”, comenta Diomaris Ventura, estudiante de Odontología de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

Fuente:www.elcaribe.com.do

Regalanos un Like!!!

1 Comentario

  1. HERMANOS LOS CANES CASEROS SON BUENOS PÓNGANLO EN PRACTICA SE GASTA MENOS USTED DISFRUTA CON LA GENTE SUYA Y EL RIESGO ES MÍNIMO VAMOS A DEJARLE LAS CALLES A LOS DELINCUENTES Y LOS POLICÍAS ELLOS SE ENTIENDEN MEJOR PIENCENLO Y PÓNGANLO EN PRACTICA.,PAZ PARA TODOS

Participa en el debate, deja un comentario.