La Sarandunga de Baní

0


El Centro Cultural Perelló sirvió de escenario para la presentación del nuevo libro del sociólogo dominicano Dagoberto Tejeda, en el que analiza la presencia de los descendientes africanos en Baní, sus principales manifestaciones culturales y religiosas, y la lucha de los negros por liberarse de la esclavitud.

La puesta en circulación del libro “San Juan Bautista y la Sarandunga de Baní”, se llevó a cabo como parte de las actividades de reconocimiento que durante el mes de octubre realizó el Centro Cultural Perelló al destacado investigador cultural oriundo de la provincia Peravia.

La obra es resultado de una rigurosa investigación histórica realizada por Tejeda sobre la presencia negra en Baní y las diversas expresiones religiosas de los antiguos esclavos africanos. La investigación ofrece un amplio tratamiento al fenómeno de las sarandungas, una manifestación de religiosidad que solo se encuentra en Baní.

Según narra el autor en el libro, Baní era parte de lo que fue el cimarronaje, que representa la huída de los negros hacía las montañas en búsqueda de su libertad, fundamentalmente del eje Haina-Nigua-Nizao, desde donde salían con destino al Bahoruco a alcanzar su libertad.

“Cuando pasaban por la montaña de San Cristóbal, llegaban a un lugar que se llama La Vereda, y junto al arroyo descansaban, retomaban fuerza y seguían; algunos se fueron aplatanando, otros se fueron quedando y el lugar poco a poco se fue convirtiendo en un Maniel” expuso Tejeda al hablar del contenido del libro.

El Maniel, era el lugar donde huían los negros cimarrones en busca de su libertad. Los negro que se quedaron allí, llevaron a San Juan Bautista como patrono de los esclavos. Entonces, llegaron e hicieron un sincretismo de lo que era la expresión española de San Juan Bautista, con sus deidades, bailes y de ahí aparece la Sarandunga, de la cual quedan tres bailes importantes y una procesión, llamada Morano.

En la actividad estuvieron presentes Ismael Díaz Melo y Julia castillo, director y gerente de Arte, Cultura y Medio Ambiente del Centro Cultural Perelló, respectivamente; el antropólogo banilejo José Guerrero; el investigador y sociólogo banilejo Fladys Cordero; representantes civiles y militares de la ciudad de Baní y miembros de la prensa.

Al final, los asistentes disfrutaron de una presentación de bailes, cantos y música de la sarandunga, y una degustación de dulces de horno artesanal.

Dagoberto Tejeda es un sociólogo, folklorista e investigador dominicano. Profesor Meritísimo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, miembro de Número de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, Premio Internacional Casa del Caribe, Santiago de Cuba.

Ha sido merecedor del Premio a la Excelencia Académica Maestra Zoraida Heredia Vda. Suncar, Premio Narciso González, Orden Felipe Abreu del Carnaval Vegano, Botón de honor de la ciudad de Naguanagua, Estado de Carabobo, Venezuela y Medalla internacional de reconocimiento Toussaint Louverture de la UNESCO.

Es presidente-director de la Fundación Instituto Dominicano de Folklore (INDEFOLK), Director General de Cultura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Asesor Nacional de Folklore del Ministerio de Cultura, Centro Cultural Perelló y de la Federación Dominicana de Arte y Cultura. Ha desempeñado las funciones de Presidente de la Comisión Nacional de Carnaval, Director Ejecutivo de la Oficina de Educación y Planificación de la Facultad de Ciencias de la Salud y Director del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Es miembro de la Comisión Dominicana de la Ruta del Esclavo y miembro de la Comisión Dominicana del Patrimonio Inmaterial.

Autor de los libros: “Atlas Folklórico de la República Dominicana”, “Cultura Popular e Identidad Nacional”, “El Carnaval Dominicano: Antecedentes, Tendencias y Perspectivas”, “Imágenes del Carnaval Oriental 2001”, “Mana un Movimiento Mesiánico Abortado”, “Introducción al Folklore Dominicano para niños”, “Máscaras, Carnaval e Identidad”, “Indigenismo, Carnaval e Identidad: La Comparsa de los Indios de San Carlos”, “Guía de las festividades de la cultura popular dominicana y símbolos nacionales” y “El Vudú: En Dominicana y en Haití”.

Ha sido distinguido por la Academia Dominicana de Ciencias, en cuya sede se exhibe la Muestra Permanente de Religiosidad Popular Dominicana que lleva su nombre, igual que la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la cual le dedicó su sede de la Oficina de Educación y Planificación, en la Facultad de Ciencias de la Salud.

Ha sido reconocido por el Senado de Puerto Rico, la Cámara de Diputados de la República Dominicana, los Ministerios de Cultura y de Turismo de la República Dominicana, y por los Ayuntamientos de Lamartine, Guadalupe, Cotuí, Baní, Río San Juan, Moca, La Vega, Bonao, La Romana, Navarrete y Santiago. También por las universidades Autónoma de Santo Domingo, y la Pedro Henríquez Ureña y la Asociación de Cronistas de Arte de la República Dominicana.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.