Informan que Michael Jackson era probablemente adicto a analgésico por Botox

0

Michael Jackson era “probablemente adicto” a un analgésico derivado del opio que le daba su dermatólogo al tratarlo con Botox en los meses anteriores a su muerte, dijo el jueves un experto en adicciones que testificó en el juicio al médico personal de la estrella.

Uno de los síntomas de abstinencia de este opiáceo, de nombre Demerol, es el insomnio, el problema que padecía Jackson cuando murió el 25 de junio de 2009, dijo el médico Robert Waldman, especialista en adicciones, al comparecer en el juicio al doctor Conrad Murray en la Corte Superior de Los Ángeles.

Jackson “era dependiente del demerol, probablemente adicto”, dijo el experto, cuando el abogado de la defensa Ed Chernoff mostró en la corte una treintena de registros médicos que daban cuenta de las altas dosis de este opiáceo que recibió Jackson los meses previos a su muerte.

El experto basó su aseveración en los registros del dermatólogo Arnold Klein, a cuya consulta en Beverly Hills Jackson acudía varias veces por semana para tratamientos estéticos -como inyecciones de Botox- y recibía de 100 a 300 mg de Demerol y dosis menores de Midazolam, un ansiolítico.

Waldman, un especialista en adicciones presentado por los abogados de Murray, acusado de homicidio involuntario de la estrella, aclaró la diferencia entre adicción y dependencia a las drogas.

Según el testigo, “una adicción es un comportamiento repetitivo que puede causar consecuencias adversas”, mientras que “una dependencia es la necesidad física de una sustancia”.

Entre principios de marzo hasta fines de mayo de 2009, el cantante fue más de 30 veces a la consulta de Klein, donde fue tratado con dosis crecientes de Demerol para aliviar el dolor cuando se daba Botox y otras inyecciones similares contra las arrugas.

“Basado en mi experiencia, este curso de tratamiento indica que probablemente (Jackson) era adicto al opiáceo”, dijo Waldman.

Jackson murió de una sobredosis de propofol, un potente anestesiante que el cantante usaba como somnífero. Murray reconoce habérselo inyectado casi diariamente, así como la mañana de su muerte, tras una larga noche de insomnio.

Los abogados de Murray buscan demostrar en el juicio, que puede terminar en los próximos días, que el “rey del pop” era un adicto desesperado a los fármacos y que se administró a sí mismo la sobredosis fatal. La fiscalía, en tanto, afirma que el doctor cometió “graves negligencias” en su tratamiento.

Murray enfrenta cuatro años de prisión si es hallado culpable.

Fuente AFP

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.