Dominicanos narran su experiencia en el naufragio

8

“Fue un regalo que se convirtió en un infierno”. Con esta frase comienza el dominicano Ramón Escalante Florentino a narrar los angustiantes momentos vividos durante el naufragio del crucero “Costa Concordia” frente a la isla italiana de Giglio, del cual sobrevivió junto a su pareja, Romelia Darisa González.

“Nosotros llevamos seis años de relación y yo le había prometido un crucero para que conociera Roma y El Vaticano. Nos las estábamos pasando genial, pero todo pasó a ser un infierno”, dijo Escalante Florentino al relatar a LISTÍN DIARIO la dramática experiencia del naufragio.

Escalante cuenta que eran las 9:00 de la noche y se servía la cena en el barco cuando escucharon una estruendosa explosión que hizo volar los platos de la bandeja de un camarero, mientras las botellas de vino y las copas caían al piso.

El temor se apoderó de todos los pasajeros, pero volvieron a la calma cuando el capitán les pidió no preocuparse porque “todo está bajo control”, tras explicar que el barco había sufrido una pequeña avería en su motor.

“Pasaron 15 minutos, pero el barco se iba inclinando cada vez más, mientras la tripulación y los camareros iban corriendo por todo el barco con chalecos salvavidas puestos, mientras nosotros estábamos todos en la mesa cuando en teoría teníamos que ser los primeros en ser protegidos”, dijo.

Tras suponer que algo no andaba bien, Ramón pidió a Darisa que le acompañara al camarote que estaba ubicado en la planta número 9 de la embarcación que ya se inclinaba a la deriva. La pareja subió los seis pisos que separaban el restaurante de su habitación “como el que se está trepando a un árbol”.

Una vez en el camarote sólo atinaron a ponerse el chaleco y unos tennis, pues llevaban puestos tacones de fiesta. Fue entonces cuando sonó el aviso de que iban a ser evacuados porque el barco se hundía. Cuando llegaron al punto de la evacuación se encontraron con más de cuatro mil personas en fila. La desesperación se apoderó de los pasajeros. “Todo el mundo tirándose por encima de los demás, la madres tiraban a los niños para que se metieran en la barca”. Escalante recuerda que algunas madres decían “vete hijo mío que yo prefiero morirme para que te salves tú”.

Dijo que fue un crucero fatal para muchas personas, incluyendo a su camarero personal, que según dijo se ahogó al igual que la persona que los guiaba.

MarÍa Escalante
La hermana de Ramón Escalante, residente en el sector Alma Rosa II, asegura que su hermano está vivo por las oraciones.

Juan González
El comunicador puertoplateño, progenitor de Romelia Darisa, agradece a Dios que su hija haya sobrevivido al naufragio.

ROMELIA DARISA CUENTA SU EXPERIENCIA
La dominicana Romelia Darisa González, bióloga marina, quien lleva 10 años residiendo en el principado de Andorra, donde trabaja para un laboratorio clínico, no podrá olvidar sus vacaciones a bordo del crucero “Costa Concordia”.
Tras la dramática experiencia, la sobreviviente de origen puertoplateño expresó que será la última vez que haga un crucero.

Dijo que vio dos veces la película “Titanic” y que “la única diferencia es que este relato lo estábamos viviendo nosotros, pero era exactamente igual. El caos que había, la gente llorando.

Usted no se puede imaginar el susto que pasamos”, manifestó González.
Aseguró que en el barco trabajaban nueve dominicanos, incluyendo seis camareros que le atendieron previo al naufragio. “A estos seis por suerte luego los vi en el puerto y estaban bien”, indicó dominicana.

Fuente:ListinDiario.com

Regalanos un Like!!!

8 Comentarios

  1. El amet es un Coro jejejejejeje Lo primero que yo hago es buscar el diamanté aquel del titanic que de seguro estaba ahi jejejeje pero ya enserio gracias a Dios paso a ser menos, pudo haber sido peor!!!

  2. Confirmado. Los Perros, los Caballos, los Mayas, Los carajitos,Los Mexicanos, el Jay Payan y Los Dominicanos Estan En Todasssssss wtf.. Sie

Participa en el debate, deja un comentario.