El primer hombre que pisó la Luna rompe el silencio

1

Neil Armstrong es una persona particular y no puede escapar de esa imagen. Es el primer hombre en pisar la Luna y eso no lo cambiará nada ni nadie. Pero también es particular porque no da entrevistas, pero eso es algo que sí puede cambiar, y de hecho cambió.

El astronauta se prestó a una serie de entrevistas y a una conferencia con CPA Australia, la intuición que nuclea a los contadores de ese país y de otros en la región Asia Pacífico.

No es el lugar donde uno esperaría escuchar a Armstrong, pero así fue.

El CPA puso el video completo de la entrevista en su página web. Armstrong habla sobre su histórica expedición, su opinión sobre teorías conspirativa y cuenta un buen número de anécdotas.

Un 50% de posibilidades de éxito

Una vez realizada la proeza quedaron atrás los miedos al fracaso. Pero descender en la luna era una empresa muy ambiciosa comparada con el logro anterior de la Nasa. “La diferencia entre 20 minutos allí arriba y volver, e ir a la Luna era algo más allá de lo que podíamos creer, técnicamente”, contó Armstrong.

Al ser interrogado sobre la misión Apolo 11, Armstrong reveló que en un momento dado no era muy optimista acerca de su éxito. “Un mes antes del despegue del Apolo 11, decidimos que teníamos la confianza suficiente para intentar descender en la superficie”, explicó Armstrong.

“Creí que teníamos un 90% de posibilidades de volver sanos a la Tierra, pero sólo 50% de aterrizar en un primer intento. Había muchas cosas desconocidas en ese descenso de la órbita lunar a la superficie que no se habían demostrado todavía”, recordó.
Aterrizaje “manual”

Armstrong también se refirió al momento del aterrizaje en sí mismo. “No era un buen lugar en absoluto”, recordó. “Tomé el control manual y lo volé como un helicóptero en dirección oeste”, explicó. La razón es que la computadora de abordo le estaba indicando un sitio para aterrizar, o alunizar mejor dicho, que no era el mejor pues estaba al lado de un cráter.

“Lo llevé a una zona más llana, sin tantas rocas y encontré un área pareja y pude bajar allí antes de que nos quedásemos sin combustible. Teníamos apenas para 20 segundos”. Con ese tiempo hizo lo mejor que pudo, la historia certifica que le salió bien.
Conspiración

El contador Alex Malley, entrevistador para la ocasión, le preguntó a Armstrong cómo tomaba que aún hoy haya gente que cree que la llegada a la luna fue todo una mentira. “A la gente le encantan las teorías conspirativas, son muy atractivas”, consideró.

A pesar de eso, dice tener la forma de probar que estuvo en la Luna. Y la evidencia está en un lugar seguro y de difícil acceso: el propio satélite natural de la Tierra. “(Los comentarios) nunca fueron una preocupación para mí porque sé que alguna vez alguien volará de vuelta y levantará esa cámara que dejé allí arriba”.

Falta de inversión, falta de ilusión

El exastronauta también expresó su pesar por los recortes en el programa especial de la Nasa que está llevando adelante la administración Obama. De hecho consideró que esos recortes limitan las expectativas del país en un campo en el que siempre fue pionero.

“La NASA ha sido uno de las inversiones públicas más exitosas en motivar a los estudiantes a hacer las cosas bien y alcanzar todo lo que puedan alcanzar”, explicó Armstrong y puso su propio ejemplo, acerca de cómo de niño los vuelos los motivaban a esforzarse.

“Es triste que estemos llevando el programa en una dirección en la que reduzcamos la cantidad de motivación y estímulo que le da a los jóvenes”, agregó.

BBCMundo.com

Regalanos un Like!!!

1 Comentario

  1. claro que tiene que quedarse callado todo este tiempo si ese cuento de que viajan a la luna nada mas se lo creen los ignorantes.

    el gobierno americano se invento eso solo para ganarle la carrera a russia en aquel entonces.

    p.s. entonces si viajan a la luna por que no han vuelto?

Participa en el debate, deja un comentario.