¿Por qué un infarto provoca otro casi de inmediato? Estudio

0

PARÍS. Un primer infarto de miocardio ocasiona con frecuencia otro debido a una aceleración del fenómeno de la arteriosclerosis, caracterizada por una acumulación de depósitos de grasa en las arterias, según un estudio publicado este miércoles en la revista británica Nature.

Cerca del 90% de los enfermos sobrevive a un primer infarto pero conserva un alto riesgo de complicaciones cardíacas en el año siguiente (17,4% sufren otro infarto, según un estudio estadounidense), sin que se supiera hasta ahora muy bien por qué.

El estudio realizado por investigadores estadounidenses, canadienses, alemanes y holandeses expone un círculo vicioso: el infarto provoca una inflamación aguda para reparar la lesión cardíaca que, a su vez, agrava la arteriosclerosis que causa futuros infartos.

“La respuesta inmunitaria al infarto puede acelerar la enfermedad subyacente aumentando de hecho el tamaño y la inflamación de la placa de ateroma” (lípidos), explica Matthias Nahrendorf, del hospital general de Massachussetts.

En el estudio realizado con ratones, el investigador estadounidense y sus colegas demostraron que un infarto aumenta la producción de células sanguíneas llamadas monocitos que intervienen en el mecanismo de inflamación e incrementa el riesgo de rotura de las placas que puede conducir a un infarto.

“Aunque lo esencial de nuestro trabajo se hizo con ratones, creemos que se producen fenómenos similares en los humanos puesto que hemos encontrado un aumento del número de las células madre sanguíneas en el bazo de pacientes que acababan de morir de un infarto”, añade el investigador.

Y esto afecta sobre todo a las arterias coronarias, lo que explica el riesgo de infarto y de angina de pecho por isquemia (mala oxigenación de los órganos debido a una circulación sanguínea deficiente).

La arteriosclerosis ocasiona además accidentes vasculares cerebrales y arteritis en los miembros inferiores. La provoca el exceso de colesterol y de otros lípidos en la sangre, la hipertensión arterial, la obesidad, la diabetes y el tabaco. También está sujeta a la predisposición genética.

Más allá de la reducción de los factores de riesgo para prevenir un nuevo infarto, en el futuro se podría combatir la inflamación con terapias selectivas, estiman los autores del estudio.

AFP

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.