Danilo Medina, el estratega político que asume el poder

0

SANTO DOMINGO. El liberal Danilo Medina, que asume este jueves la presidencia dominicana, es visto como un estratega de hablar técnico y pausado, que busca profundizar la obra económica y social del mandatario saliente Leonel Fernández, con la frescura de quien no ha ejercido el poder.

Medina, de 60 años, es un químico y economista, discreto y familiar, que fue clave en el crecimiento del gobernante Partido de la Liberación Dominicana –al que pertenece desde su fundación en 1973– y que desde muy joven ejerció cargos políticos, primero como diputado (1986-1998) y luego como ministro de la Presidencia (1996-2000 y 2004-2006).

Tras ganar los comicios de mayo con más del 51% de los votos, Medina quiere continuar “muchísimos” planes de Fernández, principalmente en el ámbito económico, en el que buscará “mantener la estabilidad macroeconómica, el tipo de cambio y el clima de confianza en las inversiones”, según ha dicho.

Sin embargo, este objetivo económico podría verse frenado por el déficit fiscal que le deja su antecesor y que le obligará a recortar gastos.

Bajo el lema “Continuar lo que está bien, hacer lo que nunca se ha hecho”, Medina quiere “mantener la línea de ir en ayuda de los sectores menos pudientes del país a través de programas” sociales que le han dado popularidad al gobierno saliente y que buscan mejorar el nivel educativo, la salud y la alimentación de los más pobres.

Aunque no tan popular y carismático como el presidente saliente o la actual primera dama, Margarita Cedeño –que asumirá la vicepresidencia–, Medina tiene la ventaja de no haber sido antes presidente, lo que genera expectativas.

Pero que hasta ahora no haya ejercido el poder no significa que no lo haya intentado: en 2000 fue candidato del PLD –pero perdió ante su contendor en mayo, Hipólito Mejía (del socialdemócrata Partido Revolucionario Dominicano)–, y en 2008 buscó nuevamente el nombramiento de su partido, pero fue derrotado en las primarias por Fernández.

Medina “es un estratega, y eso le ayuda a tener una buena imagen en los sectores medios y altos, que forman parte de los apoyos tradicionales de su partido, mientras obtiene simpatía de los más pobres gracias a los programas sociales del oficialismo”, dijo a AFP la antropóloga social Thaira Vargas.

Por otro lado, sus detractores le han reprochado falta de liderazgo, viendo la alianza con la primera dama como un intento del PLD para reforzar la figura de Medina, y a la vez como una estrategia para que Fernández mantenga fuerte su influencia en el gobierno.

Así, la posibilidad de que su gobierno sea un simple “continuismo” también ha sido muy criticada, por lo que en la fase final de la campaña adoptó el eslogan “Por un cambio seguro”, para tratar de distanciarse de Fernández.

Medina, casado desde 1987 con Cándida Montilla y padre de tres hijas, se caracteriza además por tener un “carácter austero” tanto en su vida pública como privada, según se lee en su perfil oficial, que también destaca que es de “principios firmes” y “flexible” en la aplicación de medidas.

“Una de las cosas buenas que tiene mi marido es que cuando va a tomar una decisión nunca improvisa, siempre le lleva años madurar la idea”, dijo antes de las elecciones Montilla, quien aseguró entonces que como primera dama quiere tener un “papel de gerencia social” para ayudar “a los más vulnerables”.

Medina, que dentro de su partido ha sido vicesecretario de organización y miembro de los comités Político y Central, también fue jefe de campaña de Fernández en 1996 y 2004, así como coordinador del PLD para las legislativas y municipales de 1994 y 1998.

Como presidente ha asegurado que impulsará una “sociedad que brinde oportunidades para todos, con un mercado interno fuerte para elevar la capacidad de compra de los ciudadanos y más empleos formales”.

AFP

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.