Cinco semejanzas entre el amor y un buen “jumo”

0

En muchas ocasiones es bueno comparar dos temáticas para tener un entendimiento más apropiado ellas, y estos dos temas tienen una semejanza muy particular: la borrachera y el enamoramiento.

Puede compararse de muchas formas el amor con una borrachera, en elintransigente.com lo hacemos de forma cronológica.

1. Los gustos: En el momento de tomar lo hacemos por una de tres razones. La primera, porque nos gusta realmente la bebida, la otra, porque sentimos atracción por una persona y no nos animamos a actuar (y la bebida muchas veces nos da el coraje necesario para hacerlo) o por una cuestión social, que parece que quien toma es más masculino/femenino.

2. La ambición: Cuando avanza el tema, nuestro cuerpo comienza a sentir los efectos del alcohol (física y mentalmente) y nos empieza a gustar, por lo que, esa ambición nos lleva a seguir tomando.

3. El momentum: Llegada la cuarta copa, lo que sería el cuarto mes de enamoramiento, estoma en la cima suprema, donde todo sale a la perfección: en un borracho, por ejemplo, las ocurrencias, los chistes, etc.; en una relación, todo marcha sobre ruedas, y no solo en un noviazgo, sino en amistades y trabajo. Aquí es donde deberíamos quedarnos, en este mismo instante, donde todo es completamente perfecto y tenemos el ánimo por las nubes, pero…

4. La caída: Algo nos lleva a que toda la felicidad y la perfección que teníamos se caiga en un minuto. Estábamos conversando y riendo con amigos y al instante nos encontramos en el baño vomitando, los mismo en una relación, ir a dormir con el/la que parece ser el amor de nuestra vida y al despertarnos el día siguiente encontrarnos con una persona que desconocemos.

5. Desolación total: Cuando la tristeza nos inunda y pensamos que nuestra vida no puede ser peor el único apoyo que tenemos es el de nuestras amistades, tanto en la última etapa de una borrachera como en la última etapa de una relación amorosa. Son tan similares ambas temáticas que, en la resaca de cualquier de ellas, decimos (y lo haremos aunque vuelva a ocurrir): “esta es la última vez que llego a esto”.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.