Residentes en Bella Vista se quejan por la construcción de una estación de Gasolina

0

Santo Domingo. Residentes, funcionarios de preescolares y colegios del sector de Bella Vista de esta Capital, reclaman a las autoridades que no se permita la construcción de una estación de gasolina en su sector, por la peligrosidad que la misma representa, y que pone en riesgo su seguridad y su salud.

La construcción ilegal de la bomba de gasolina en la avenida Rómulo Betancourt, próximo a la avenida Winston Churchill, en el referido sector de Bella Vista, lleva desasosiego a sus residentes por el peligro que el establecimiento de la misma significaría.

Ruddy Catalino Martínez, abogado apoderado del caso y propietario de un condominio; Nacho Chávez Pérez, Presidente de la Junta de Vecinos Nueva Bella Vista; y César Grullón, director administrativo del preescolar Los Chicolinos, éstos dos últimos ubicados en la calle Desiderio Arias de este sector, reclamaron a las autoridades de justicia impedir que esta obra se lleve a cabo, ya que además de infringir la Ley 317, que reglamenta la instalación de estaciones de servicio o puestos para el expendio de gasolina, la misma es un atentado a su seguridad, su salud y a sus inversiones económicas.

El abogado Martínez señaló que el caso, que se encuentra en estos momentos a la espera de sentencia en la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, mantiene en vilo a la comunidad de Bella Vista, ya que es esta la segunda vez que intentan construir esta estación de gasolina en el lugar y que en el 2005 les fueron revocados los permisos a los antiguos propietarios.
Martínez señaló que hace sólo unos días representantes del sector se reunieron con el empresario Jorge Suriel, quien les informó que hace tres meses adquirió el conflictivo proyecto comercial, pero que al parecer el mismo no estaba enterado de la revocación de los permisos.

El abogado puntualizó además que es imposible que la justicia no favorezca a los residentes del sector Bella Vista, ya que esta construcción viola las disposiciones de la Ley 317, la que manda a que el límite para establecer estaciones de combustibles esté, por lo menos, a 700 metros lineales de distancia de otra estación de combustible y a 125 metros lineales de centros escolares.

La estación que se está instalando en la avenida Rómulo Betancourt está ubicada apenas a 10 metros del colegio de educación inicial Los Chicolinos (antes Atrium) y a menos de 100 metros del Colegio New Horizons; también se encuentra a 470 metros lineales de la estación Esso de la Winston Churchill con Sarasota y a unos 300 metros de la estación Esso de la Winston Churchill con Francisco Prats Ramírez, en las proximidades de la Torre del BHD.

Asimismo, Nacho Chávez Pérez expresó que la junta de Vecinos “Nueva Bella Vista” se encuentra alerta ante lo que ellos consideran una amenaza a la seguridad y a la salud de los residentes en su sector, por las diversas implicaciones que pudiera tener el convertirse en vecinos de una “bomba” de gasolina, y que van desde las emanaciones de gases y dióxido de carbono, contaminación por ruido y la amenaza permanente de una explosión, sea accidental o no.

El dirigente comunitario llamó a la parte interesada en la construcción de la estación de gasolina a parar el lanzamiento de rumores de que se trata de personas que andan “buscando dinero” con este conflicto, señalando que él no conoce a ninguno de los propietarios y que él se circunscribe a cumplir con la tarea que le fue asignada por vecinos en una segunda gestión consecutiva.

De igual forma, César Grullón, director administrativo del preescolar Los Chicolinos, resaltó la gran preocupación que representa para la comunidad escolar de este plantel la construcción de esta estación de gasolina en la avenida Rómulo Betancourt, ya que la misma colindaría pared con pared con el área deportiva y de recreación de este centro educativo.

“Definitivamente esta es una obra que debe ser detenida y prohibida su construcción, ya que pondría en peligro inminente la salud de nuestros niños, tanto por la contaminación de gases como por la contaminación por ruido”, señaló el funcionario escolar, añadiendo de inmediato que esta obra viola todas las disposiciones de las leyes dominicanas al respecto, ya que no sólo afectaría a los alumnos de ese preescolar, sino a los del colegio New Horizons y de un Montessori ubicado también próximo al lugar.

Desde el área de recreación de este colegio se puede apreciar la verja colocada por los contratistas para limitar el área de construcción, así como la profunda excavación realizada para el establecimiento de los compartimentos de almacenamiento de combustible en la referida obra.

Grullón puntualizó que la Asociación de Padres de este centro educativo se encuentra atenta a las decisiones de la justicia y que está lista para, junto a las demás organizaciones del sector que representan a sus residentes, seguir en pie de lucha hasta lograr que la obra sea prohibida.

Opinión de una ambientalista

La reconocida ambientalista Amparo Chantada llamó la atención de las actuales autoridades a fin de que se le ponga orden a los estamentos que tienen que ver con el otorgamiento de permisos para este tipo de obras, ya que según ellas las raíces del problema se encuentran en la corrupción que funcionarios de los ministerios, del Ayuntamiento (regidores) llevan a cabo, otorgando permisos que son pagados con dádivas.

Chantada señaló que no es posible que a esta altura del juego se ponga en peligro a toda una comunidad, amenazándola con la construcción de una estación de gasolina en un lugar que no cumple mínimamente con las distancias establecidas por la ley.

La ambientalista expresó que este es un caso que no debería estar ni siquiera deliberándose, ya que al respecto, la ley es clara, y establece que una estación debe estar a 700 metros lineales de distancia de la otra. Llamó la atención además porque con esta obra se está poniendo en peligro la vida de menores de edad que desarrollan su vida estudiantil próxima a la construcción.

Posición de ANADEGAS

Durante el juicio que se lleva a cabo en Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, personas no autorizadas, ni con la calidad para ello, ligadas a la parte acusada, pretendieron confundir al Juez de los Referimientos sobre la demanda interpuesta por Anadegas contra la construcción ilegal de la estación de gasolina en la avenida Rómulo Betancourt.

La misma es regenteada por un grupo de inversionistas bajo la empresa Inversiones Comerciales 98, S. R. L. quienes pretenden construir la referida bomba en franca violación a la ley 317-72, con la documentación presentada por estos ante el Juez de que son dueños y representantes de la Asociación Nacional de Detallistas de Gasolina (ANADEGAS), cuando nuestra institución tiene su legítimo representante, que de acuerdo a sus estatutos es el único que tiene calidades para representar o dar poderes en nombre de ANADEGAS; y advirtieron a los miembros de la entidad que participen en acciones ilícitas o contrarias a las leyes que violan los estatutos que les rigen, que no tendrán su apoyo y que se exponen a ser juzgados por su tribunal disciplinario, y no permitirán que por interés mercurial se afecte una comunidad y al mercado de los combustibles con instalaciones o acciones contrarias a las leyes vigentes.

Por Manuela Lora

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.