Iglesia chilena “estremecida” por renuncia de obispo en caso de abuso sexual

0

SANTIAGO, Chile. La Iglesia chilena se declaró estremecida y conmovida por la renuncia del obispo de Iquique (norte), primero de su jerarquía en ser investigado en el país por abuso sexual, un caso que se suma a una veintena de sacerdotes ya condenados por delitos similares.

“Lo que vivimos nos estremece y conmueve. Ante todo por la sola posibilidad de una herida causada a personas por parte de un ministro de la Iglesia. Pero este dolor cobra un carácter singular al ser el acusado un obispo, llamado a ser buen pastor”, dijo la Conferencia Episcopal chilena en una declaración.

El pronunciamiento fue emitido el mismo día en que el papa Benedicto XVI aceptó la dimisión del obispo de Iquique, Marco Antonio Órdenes Fernández, de 47 años, sospechoso de cometer abusos sexuales contra un adolescente y quien era hasta ahora el más joven de los obispos de la Conferencia Episcopal chilena.

“Nos parecen de gravedad las conductas impropias que públicamente el obispo Órdenes ha reconocido. Creemos que este es un tiempo de reflexión y de plena colaboración con las instancias que corresponde”, agregó el comunicado de la Conferencia Episcopal.

Órdenes, el primer obispo en Chile investigado por un caso de abuso sexual, había hecho pública su renuncia la noche del lunes a través de una declaración en la que afirmó que nunca buscó dañar u ofender a alguien.

“Dios es mi testigo que siempre he buscado servir sin interés, nunca busqué dañar, ofender o manipular a alguien”, afirmó Órdenes, acusado de abusar de un exacólito de su diócesis, Rodrigo Pino, cuando éste tenía 15 años.

En una presentación ante la Fiscalía, Pino aseguró que mantuvo una relación amorosa con el obispo y entregó a la justicia fotografías y grabaciones de voz que darían prueba de los vínculos que existían entre ambos, según señaló el fiscal, Raúl Arancibia.

Las fotografías “son un antecedente de que ellos, desde muy temprana edad tuvieron una relación, donde había afecto y cariño. Es lo que aparece en las fotografías. No estoy diciendo que sea algo impropio, confirman la amistad”, aseveró Arancibia.

Los hechos remontan a la época en que Órdenes era rector del Santuario de Nuestra Señora del Carmen de la Tirana, entre 1997 y 2002.

En declaraciones al diario La Tercera, el obispo admitió “haber tenido un acto imprudente” con Pino, sin ofrecer más detalles, pero asegurando que ocurrió cuando éste ya era mayor de edad. En el mismo medio, aseveró que no era “pedófilo” ni “homosexual”.

El caso del obispo Órdenes, se suma a los de una veintena de clérigos investigados por la justicia por denuncias de abusos sexuales y sigue al escándalo que el año pasado sacudió a la jerarquía de la Iglesia chilena por la acusación en contra de dos influyentes religiosos: el sacerdote Fernando Karadima y la madre superiora del colegio Las Ursulinas, Isabel Margarita Lagos o Sor Paula

Karadima, de 80 años y formador de varios obispos, era el pastor de la influyente iglesia de El Bosque, a donde asiste gran parte de la aristocracia chilena. El sacerdote fue acusado de abusar de una serie de jóvenes que buscaban en él refugio espiritual.

El Vaticano lo encontró culpable de los abusos y lo condenó a una vida de oración retirada del sacerdocio. La justicia chilena, en tanto, sobreseyó el caso al considerar proscritos los delitos.

Por su parte, Sor Paula murió el julio pasado de cáncer de mama, sin que se confirmaran las denuncias en su contra.

La denuncia contra Órdenes había sido investigada por la Fiscalía en 2009, que la cerró sin sanción poco tiempo después por la falta de antecedentes. Ahora el caso fue reabierto, en una investigación paralela a la que lleva el Vaticano desde abril y que está a cargo del nuncio apostólico, Ivo Scapolo

En rueda de prensa, el portavoz de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, dijo este martes que la investigación del Vaticano “no tiene plazos” para terminar y aclaró que Órdenes sigue siendo obispo de la Iglesia chilena y que su renuncia es sólo al “gobierno” de la Diócesis de Iquique.

“La renuncia que ha aceptado el santo padre es su oficio de obispo (…), no deja de ser obispo ni deja de ser sacerdote. No ha perdido el estado clerical”, dijo Coiro.

Reporta la Agencia AFP que ante los casos, la Iglesia chilena ha pedido en dos ocasiones perdón públicamente a los abusados: “Reiteramos con la más profunda verdad nuestra petición de perdón a quienes hemos ofendido. La Iglesia ha perdido credibilidad por nuestras propias debilidades y faltas”, señaló una declaración de la Conferencia Episcopal del 28 de septiembre pasado.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.