Se hizo una prueba de embarazo y le salió positiva, pero era hombre

Una prueba de embarazo alertó a un hombre de que padecía cáncer testicular, debido a que esta habitual práctica detecta una hormona producida por la placenta y algunos tumores testiculares.

A principios de este mes, el hombre, de identidad desconocida, pensó que sería gracioso hacerse una prueba de embarazo casera que su exnovia había dejado en su baño.

Cuando vio dos líneas rosadas, el hombre compartió su extraña anécdota en la red social Reddit. En tres días la publicación tenía cerca de 1.300 respuestas, algunas de desconocidos preocupados: “¡Puedes tener cáncer testicular! Ve donde un oncólogo y dile que te hiciste una prueba de embarazo y salió positiva”, decía uno de ellos.

Efectivamente, tras una visita al médico se reveló una pequeña masa en el testículo derecho del hombre, a quien luego tuvo que extirpársele la glándula.

Las pruebas de embarazo detectan una hormona llamada gonadotropina coriónica humana, que es producida por la placenta y algunos tumores testiculares.

Mark Pomerantz, urólogo y oncólogo, le dijo a Noticias ABC que en estos casos “el testículo usualmente debe extraerse, pero por fortuna este cáncer es una enfermedad curable en la mayoría de los casos, aún si se detecta en estados tardíos”.

De acuerdo al portal semana.com, Pomerantz agregó que “este es uno de los pocos tumores que puede ser curable aún si ya ha hecho metástasis cuando se diagnostica”.

Precisó que aún si la enfermedad se extendió a otros órganos y requiere quimio y radioterapia, el 75 por ciento de los pacientes sobreviven a los cinco años después de hacer el diagnóstico, porcentaje que no gozan la gran la mayoría de tumores cuando se diagnostican en estas etapas.

La marihuana: ¿factor de riesgo?

El cáncer testicular es el más común en los hombres entre los 15 y los 34 años de edad. La Sociedad Americana de Oncología estima que uno de cada 270 hombres puede desarrollar este tumor, mientras uno de cada 5.000 muere porque no responde al tratamiento.

Entre los principales factores de riesgo para desarrollarlo se encuentran los testículos no descendidos (que permanecen en el abdomen después del año de vida), y la exposición a pesticidas y a ciertas hormonas.

Un estudio reciente realizado por la Universidad de Carolina del Sur, en EE. UU. y publicado en septiembre en la revista científica Cáncer, encontró una asociación entre este tumor y el consumo de marihuana, aunque no se ha determinado la causa.

Si bien una prueba de embarazo positiva puede ser un golpe de suerte, el primer signo del cáncer testicular es una masa indolora.

La Sociedad Americana de Urología aconseja a los hombres realizarse un autoexamen mensual para descartar alteraciones.

Regalanos un Like!!!