Poco a poco mejora el ojo de Francina Hungría

7

La ingeniera Francina Hungría, víctima el mes pasado de un disparo en la cara durante un atraco para sustraerle su vehículo, continúa en Miami, y está muy optimista por la evolución que está teniendo el tratamiento que recibe en su ojo izquierdo, de parte del oftalmólogo dominicano Salomón Melgen.

Francina Hungría

Su padre, Frank Hungría, reveló ayer al periódico Listín Diario por la vía telefónica, que su hija ya no solamente ve más puntos luminosos durante la evaluación médica, sino que está empezando a percibir los rayos del sol por un lado del ojo, cosa que antes no ocurría.

Dijo que ayer acudieron a una iglesia dominicana en Miami, donde él presentó a su hija a la comunidad religiosa allí congregada en una misa, y que todos se le acercaron a respaldarla y recibió gestos de mucha solidaridad.

Regalanos un Like!!!

7 Comentarios

  1. A mi que me ha tocado mas de cerca esta tragedia pues he trabajado con este ser maravilloso que es la ingeniera Francina me da mucha alegria saber que esta evolucionando satisfactoriamente, seguiremos orando por ti y veremos que pronto Dios hara el milagro.

  2. Al igual que los que me antecedieron en mis comentarios, espero que Francina recupere totalmente la visión de su ojo izquierdo. Esta es una joven que aporta mucho a esta media isla, una joven productiva, y esperamos que continúe con sus proyectos de vida, pero con visión.

    Ahora, a los que le hicieron ese daño, ese mal, quiero que le saquen los ojos.

  3. Hey, excelente noticia. Guao, con todas estas desgracias es un bálsamo saber esto. Sigamos orando para que PapáDios siga obrando en su vida y como dice Jorge, ella pueda recuperar su vida, que no pierda las esperanzas y se fortalezca más.

  4. Cuanto me alegra esta noticia!! Los medios se han encargado de desinformar a la poblacion diciendo que definitivamente habia quedado ciega, espero que pueda recuperar la vision del ojo que le queda y que vuelva a retomar su vida! Y a los que le hicieron eso que se pudran en la carcel, malditas lacras.

Participa en el debate, deja un comentario.