Conoce el yate que encargó Steve Jobs antes de morir. Mira las imágenes

0

yate steve jobs

 

Un yate extremadamente lujoso de 80 metros de eslora y aspecto imponente que ha construido a medida la naviera Feadship para Steve Jobs. 

Fiel a su estilo, el CEO de Apple no se limitó a encargar la fabricación de la embarcación, sino que se involucró activamente en el proyecto, aportó su visión personal acerca de cómo quería que fuera tanto el diseño exterior como el de las estancias interiores y no dudó en recurrir a la ayuda de los ingenieros de Apple para que aportaran ideas y mejoraran el conjunto. 

Tal y como se puede observar en las fotografías, el diseño exterior es fiel a la estética Apple y destaca por su minimalismo y la ausencia de detalles y añadidos superfluos que no sean estrictamente necesarios.

En la cabina del timonel destacan sobremanera 7 iMacs de 27 pulgadas colocados uno al costado del otro y en cuyas pantallas se muestra la información necesaria para controlar el funcionamiento del barco.

VENUS STEVE JOBS

Venus, que desplaza 1.876 toneladas de registro bruto y navega bajo pabellón de Islas Caimán, se encuentra atracado en la dársena de Los Llanos en el puerto de la capital canaria.

UN BARCO MUY PARTICULAR QUE NO PUDO DISFRUTAR

Los seguidores de Steve Jobs saben que en uno de los capítulos de su biografía se mencionaba que el propio Jobs afrontaba el reto personal de crear un yate muy particular que no pasará precisamente desapercibido. Y es que Venus se trata de una embarcación hecha a medida por la empresa naviera Feadship y en cuyo proyecto estuvo personalmente involucrado el empresario, por lo que cuenta con un diseño espectacular y muy diferenciador.

El yate salió finalmente del astillero holandés Koninklijke De Vries, en donde se dio forma al aluminio a través del diseño plasmado en un papel por el diseñador Philippe Starck, orientado con el toque personal y minimalista del propio Steve Jobs. Su construcción costó más de 100 millones de euros.

De acuerdo a diariodeavisos.com, pese a sus 80 metros de eslora -en comparación con otros megayates de mayor tamaño y calado- el Venus no pasa desapercibido por su diseño particular y diferenciador. Con un interior cuidado hasta el más mínimo detalle, como a él le gustaba, y con la última tecnología -en la cabina de mando se encuentran colocados siete iMac de 27 pulgadas que sirven para dar la información necesaria para controlar el funcionamiento y bienestar del barco-, y en el que resalta el aluminio y el vídrio que cobran un especial protagonismo pues convierten a la nave en la más ligera de su categoría, y dan gracias a los grandes ventanales y puertas corredizas una enorme luminosidad en sus estancias y camarotes.

La cubierta de madera de teca y una bella terraza con jacuzzi en proa hacen de yate Venus, un capricho al alcance de muy pocos.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.