Cómo Medellín superó la marca de Pablo Escobar Gaviria

2

pablo escobar

 

Pablo Escobar Gaviria fue en los años 90 el criminal más buscado del mundo. Transformó el mundo de la violencia, el narcotráfico y la ilegalidad al fundar el cártel de Medellín; así, amasó la fortuna más grande de su país, Colombia, que en 1989 lo colocó como el séptimo hombre más rico del mundo, según la revista Forbes.

 Durante su breve carrera política, construyó en Medellín un conjunto de 780 viviendas unifamiliares que repartió entre la gente necesitada y al que se le denominaba “Medellín sin tugurios o el barrio de Pablo Escobar”. Con ello obtuvo votos para ser Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Medellín, Representante a la Cámara y Suplente para el Congreso de la República de Colombia por Antioquia. El vincularlo con el tráfico de drogas, apagó su carrera política.

Hizo detonar más de 250 autos bomba en las principales ciudades del país, protagonizó varias masacres donde murieron muchos civiles en el fuego cruzado y secuestró a políticos, empresarios y hasta narcotraficantes.

Finalmente fue capturado; sin embargo en julio de 1992 se fuga de prisión y tras 17 meses de búsqueda exhaustiva con el respaldo de grupos de inteligencia como la DEA y el FBI, es abatido en un barrio de Medellín, tenía 44 años de edad.

Destaca MDZ de Argentina que La Parábola de Pablo (Editorial Planeta) es un libro de la autoría del periodista Antonio Salazar, que nos transporta a esa Colombia de la que Escobar era El Patrón. A través de testimonios inéditos de familiares, amigos, enemigos y quienes conocieron a Escobar Gaviria, nos adentra en el mundo obscuro y terrorífico del narcotráfico: nos revela los pensamientos, emociones y motivaciones de un hombre que cambió la historia colombiana reciente. Lectura oportuna para estos momentos que vivimos en México y que nos hacen reflexionar sobre la espiral de la naturaleza humana y sus diferentes designios.

Alonso Salazar J., Pensilvania, departamento de Caldas, Colombia, 1960. Es un periodista egresado de la Universidad de Antioquia. Fue cofundador de la Corporación Región de Medellín, entidad en la que se ha dedicado a actividades de promoción e investigación social. Ha publicado los libros No nacimos pa’ semilla: La cultura de las bandas juveniles en Medellín, Cinep, 1990, texto que se convirtió en un clásico de la violencia urbana en Colombia; Mujeres de fuego, Corporación Región, 1993, y La cola del lagarto: Drogas y narcotráfico en la sociedad colombiana, Ministerio de Comunicaciones, 1999.
 
Por gentileza de México Seguridad y de Planeta, leé desde aquí un capítulo completo del libro.
Regalanos un Like!!!

2 Comentarios

  1. Creo en Dios para mi el nombre de Dios e Jehova, no se que pensar sobre es sr Escobar no encuentro calificativo , para el vi su serie, Plablo siempre fue muy creyente nunca renegó de nuestro padre celestial todo lo contrario es como una mezcla entre lo bueno y lo malo,
    su historia ha sido la mas confusa no se si lo odio o lo amo,

Participa en el debate, deja un comentario.