Paginas

Cardenal

La iglesia católica critica empresas extranjeras que se llevan riqueza del país

Santo Domingo. La iglesia Católica criticó el Viernes Santo la campaña de orientación a los menores en el país sobre el uso de preservativos, cuestionó el bajo salario que perciben los policiales y militares subalternos, la falta de empleo para profesionales, así como mal salario que devengan los empleados públicos y privados.

Contrario a años anteriores, este Viernes Santo pocos feligreses asistieron a la que se considera la principal actividad de la Iglesia Católica. El sacerdote Fray Frankely Rodríguez, párroco de la Iglesia San Francisco de Asís, al analizar la frase “Hijo ahí tienes a tu madre”, del Sermón de las siete palabras, cuestionó que en país se utilicen recursos donados por organismo internacionales para orientar sobre el uso de preservativos, en vez de invertirlos en Educación.

“En nuestro país muchas instituciones que reciben dinero de organizaciones internacionales para promover a menores la sexualidad en las escuelas, en los barrios, en nuestra sociedad, ofreciendo preservativos en las escuelas creyendo que la educación va a crecer y ser mejor cuando los profesores ganan tan mal”, sostuvo.

Rodríguez también criticó a los medios de comunicación por hacerse eco de esa campaña.

“Y ver tantos medios de comunicación que se prestan a promocionar el uso de preservativos a todas horas del día, promocionado la sexualidad en menores”, manifestó.

En tanto que al referirse a los policiales y militares, fustigó que estos reciban un bajo salario mientras sus superiores disfrutan de lujos.

“María sufre al ver tantos policías y militares subalternos ganando un injusto y pírico salario de 4,000 pesos, pasando hambre, vergüenza; mientras sus superiores viven placenteramente”, manifestó.

El religioso se quejó de la falta de empleo que afecta a muchos profesionales en el país.

“María llora de sufrimiento cuando ella ve a tantos hijos tuyos que sufren por la causa de la desigualdad. María sufre por sus hijos cuando ve tanta personas desempleadas después de tanto estudiar, después de pasar tanto trabajo en la escuela, en la universidad”, dijo el religioso.

Fustigó que en país los empleados públicos y privados devengan un mal salario.

Reprochó a los funcionarios que llegan a las dependencias y las manejan como si fueran una herencia personal.

“María siempre está velando por su pueblo maltratado, sufrido por un grupito de ministros, de funcionarios corruptos que han saqueado este país, donde un grupo de ministros que llegan a la administración creyendo que esas instituciones son de ellos personal o una herencia familiar”, agregó Rodríguez.

La primera frase del Sermón “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”, fue analizado por sacerdote Bienvenido Colón, quien señaló que solo es capaz de perdonar quien tiene a Dios en su corazón.

“Aquel que mantiene una relación íntima con el Dios que es todo amor”, dijo Colón.

En tanto que la segunda frase, “En verdad te digo que estarás conmigo en el Paraíso”, fue analizada por David Soriano, párroco de la iglesia San José de Yamasá.

Cuarta Palabra

Con la 4ta palabra “Dios mío, Dios mío, por qué me has desamparado”, meditada por el padre Mario de la Cruz Campusano, se criticó la desigualdad salarial que existe entre los empleados que ganan poca cantidad de dinero y los funcionarios públicos que ganan hasta 100 veces más.

De la Cruz Campusano pertenece al equipo de formadores del seminario mayor Santo Thomás de Aquino.

Criticó los bajos salarios que hay en el país, donde el mínimo ronda los siete mil y nueve mil pesos cuando la canasta familiar está por encima de los 35 mil pesos.

También se quejó de falta de seguridad social que tienen muchas familias, al indicar que en el país hay una gran desigualdad.

Manifestó que hay funcionarios que ganan hasta cien veces más que los empleados y no se castiga la corrupción administrativa “porque no hay presos”.

Criticó que en las empresas extranjeras “que están llevándose la riqueza”.

Quinta Palabra

En la 5ta Palabra denominada “Tengo Sed” el presbítero Gregorio Herminio Ortiz trató el tema de Jesucristo cuando hablaba de la sed y el agua.

Llevó el mensaje a la realidad e indicó que se hay una necesidad de justicia en la sociedad dominicana y deploró la impunidad de la delincuencia.

Criticó además a los ayuntamientos de que “no pintan nada en los espacios públicos” y no realizan el trabajo como se les está llamado a hacer.

Tema Haitiano

Ortiz declaró que la Junta Central Electoral le ha secuestrado su identidad a personas que han luchado por sus derechos, en especial a los hijos de haitianos nacidos aquí.

Pidió que se les reconozca su nacionalidad y se les entregue sus documentos ya que es su derecho.

En cuanto a la inversión de otras naciones indicó que “no puede haber patria si seguimos adulando la inversión extranjera”. Señaló que le apena el chantaje de estos empresarios cuando apelan a cumplimiento de las leyes judiciales, respecto a sus contratos.

Sexta palabra

“Todo se ha consumado”, esta es la sexta palabra pronunciada por Eduardo Carrión presbítero de los Alcarrizos.

El religioso trató sobre las incansables mentiras de Satanás y alabó la vida de verdad de Jesucristo. Dijo que Jesucristo ofreció su vida por nuestra salvación.

En cuanto al presente, resaltó el aumento de abortos practicados en el país en especial por jóvenes y adolescentes.

Pidió que se detenga esa mala práctica y se aplique el artículo 30 de la Constitución que prohíbe el aborto.

Séptima palabra

En la 7ma y última palabra “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”, el padre Javier Vidal González se basó en lo que dice la biblia en Lucas 23 46.

El jesuita refirió que según el PNUD nuestra sociedad esta económicamente mal distribuida y que se ha hecho cada vez más excluyente.

“Nuestros corazones están cada vez más lejos del padre y se hace difícil hacer un país más digno”, expresó.

Vidal González dijo que hace falta erradicar la pobreza de nuestro pueblo. “como llamarnos país católico cuando existe tanta pobreza”.

“Hasta cuándo vamos a resistir tantas injusticias. Hace falta más voluntad sacrificio y vocación”, añadió.

Finalmente resaltó que la iglesia católica está haciendo nuevas restructuraciones.

El sermón de las siete palabras, el cual se pronunció desde la Catedral de Santo Domingo, concluyó a las 3:07 de esta tarde, pero continuaron con otras actividades en el mismo lugar.

Fuente Panoramadiario.com


Más Noticias


No hay comentarios aún.

Deja un comentario

Current ye@r *

Monetizado y optimizado por Tabuga