El Cardenal reclama al padre Alberto que retorne a enfrentar cargos de abuso sexual

0

La Iglesia Católica calificó ayer de “vergonzosa, penosa, lamentable y condenable” la violación de 14 niños por parte de un sacerdote polaco, al que solicitó que venga de su país a enfrentar las acusaciones.

Una consulta con algunos sacerdotes sobre el escándalo generado por la supuesta violación de al menos 14 niños de la comunidad Juncalito de Santiago por parte del sacerdote de origen polaco Wojciech Gil conocido como Alberto.

cura

La mayoría de los religiosos consultados rechazó hablar del tema alegando falta de conocimiento del mismo.

El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, que agrupa a todos los obispos del país, dijo que en ese tipo de casos no tiene ningún tipo de paliativo.

Insistió en que nunca justificará hechos como los que se acusa al suspendido sacerdote, del que dijo, no debió cometer esas cosas porque está formado, educado en vida espiritual, con sacramentos y disciplina eclesiástica, todo eso es para que no hagan ese tipo de cosas, pero que es un hombre como otro cualquiera que puede fallar.

Con relación a las víctimas, dijo que eso le corresponde al arzobispo de Santiago, monseñor Ramón de la Rosa, que es la arquidiócesis en la que supuestamente ocurrieron los hechos.

Aclaró que durante los últimos años la Iglesia Católica tiene su forma de proceder cuando ocurren ese tipo de caso de abusos de menores, sobre todo después del papa Benedicto XVI que hizo que cada diócesis elaborara una especie de procedimiento.

López Rodríguez consideró que a la feligresía no tiene que afectarle en su fe porque el sacerdote es un hombre que tiene debilidades.

“Habría que decirles que Jesucristo tuvo 12 apóstoles, uno lo vendió, otro, lo negó y los otros 10 se rajaron, lo dejaron solo, ¿qué significa esto? Que Jesucristo quiso escoger apóstoles y hoy sacerdotes hombres, así que los humanos podemos fallar, yo el primero, en cualquier momento podemos fallar”, dijo López Rodríguez.

Una señal

Monseñor Pablo Cedano, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo dijo que la iglesia manda una gran señal al suspender al sacerdote, en este caso no dependía de un obispo, sino de una congregación religiosa y lo primero que hace su superior es sacarlo de la Congregación , aunque el caso está en investigación.

Aclaró que ante situación Wojciech Gil no puede volver ejercer por la gravedad del delito cometido.

“Son cosas que se saben cuándo ya sucedieron y no hay manera de echar eso atrás, ya el hecho está. Es doloroso, oramos por él porque es una persona, nos duele porque es un sacerdote.

Consideró que ese ni ningún otro hecho puede afectar la fe del creyente y a quienes le afecta es porque la tiene floja porque cuando se tiene una fe fuerte lo que sucede es que esos hechos les duelen y oran.

Monseñor Cedano entienden que no solo hay que orar también por las víctimas, sino acercarse y ayudarle en el proceso de recuperación.

 

Por Adalberto De la Rosa publicado en EL Caribe

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.