¿Exámenes? 5 alimentos ideales para mantener tu concentración

0

alimentos

 

A la hora de estudiar, uno de los aspectos a los que se debe poner mayor atención es la concentración mental, ya que ésta propicia el correcto aprendizaje de los alumnos en diversas materias.

Sin embargo, muchas veces los estudiantes tienen dificultades para llegar a este estado por culpa de diversos factores, como las distracciones, la falta de sueño, el estrés y, en algunos casos, debido a una mala alimentación.

Precisamente, si un alumno no ingiere los nutrientes que se necesitan para un buen funcionamiento de su cerebro, incluyendo algunos como el fosfato y el fósforo que se encuentran en ciertos productos lácteos y el trigo, podrían ver afectadas sus capacidades cognitivas.

Ante este problema, desde BioBioChile.cl nos pone una útil guía que te mostrará en detalle, y con la ayuda de expertos en el tema, cómo puedes aumentar tu concentración consumiendo 5 ricos alimentos.

1.- Chocolate.

El chocolate, sobre todo el amargo, es conocido por contener sustancias estimulantes como el alcaloide teobromina y el aminoácido triptófano, los cuales te permiten mantener el foco y concentrarte de mejor manera a la hora de estudiar.

Específicamente, una investigación efectuada en 2006 por la Universidad Jesuita de Wheeling (EEUU) determinó que este delicioso alimento estimula el funcionamiento cognitivo de las personas, ayudándolas a concentrarse.

“El chocolate contiene muchas sustancias que actúan como estimulantes, como la teobromina, la fenetilamina y la cafeína”, indicó el doctor Bryan Raudenbush de la citada casa de estudios, quien además lideró la investigación.

“Es sabido que estas sustancias por sí solas incrementan la atención y el estado de alerta y lo que hemos averiguado es que al consumir chocolate se obtienen los efectos estimulantes, lo que conlleva a un incremento del rendimiento mental”, agregó Raudenbush.

El tip de la experta: según Karen Sanhueza Lesperguer, nutricionista de la Universidad San Sebastián y especialista del Hospital Higueras de Talcahuano, la mejor forma de aprovechar los beneficios de este alimento para nuestra concentración es “comer un rico chocolate 40 minutos antes de un certamen, para entregar una carga de energía a nuestro cerebro”. Por ello, no dudes en llevar tu barrita o bombón preferido en el bolsillo cuando tengas una prueba.

2.- Los granos de avena.

El desayuno es fundamental para que las personas comiencen bien el día, ya que junto con aportar energía permite tener alerta nuestra memoria a corto plazo. “Lo ideal, es siempre considerarlo como la comida más importante del día”, señaló la nutricionista.

En ese sentido uno de los mejores alimentos para este propósito, que además estimula la concentración, es el grano de avena entero.

Éste es un cereal muy completo -rico en proteínas, grasas y vitaminas- que incluye sustancias como la tiamina (Vitamina B1), la cual tiene un efecto equilibrante en el sistema nervioso que ayuda a controlar situaciones de nerviosismo o estrés.

Además, estos granos son bajos en calorías y permiten que estés satisfecho por más tiempo según la estadounidense Jennifer Cohen, especialista en fitness y colaboradora de la revista Forbes, evitando los “atracones” de comida durante el día.

El tip de la experta: para iniciar el día con el pie derecho, y mantenernos con energía durante la jornada, Sanhueza aconseja desayunar “una taza de leche descremada con avena, más un jugo de naranja”. Así, tendrás los nutrientes necesarios para repasar tu materia y prepararte de cara a los exámenes.

3.- Los arándanos.

De acuerdo a lo indicado por Cohen, los antioxidantes contenidos en los arándanos ayudan a impulsar la memoria y a mejorar la concentración al activar ciertas enzimas que protegen el cerebro, por lo que es una comida muy recomendable para enfrentar tareas y desafíos académicos.

Dicha información se complementa con la proporcionada por un estudio de la Universidad de Harvard (EEUU), el cual postula que el consumo de arándanos y otras bayas permiten cuidar la función cognitiva de las personas.

Estas frutas “son una forma sencilla, nutritiva y deliciosa para preservar la función cerebral”, destacó Robert Graham, internista del Hospital Lenox Hill en Nueva York.

Pero esa es sólo una parte de los beneficios de los arándanos. Lo anterior, pues algunos estudios científicos han postulado que esta baya también permite prevenir enfermedades como el parkinson y el Mal de Alzheimer.

El tip de la experta: si quieres incorporar esta baya de manera óptima a tu alimentación, para que te ayude a concentrarte en tu período de exámenes, la nutricionista recomienda ingerirla durante las colaciones. Asimismo, advierte que es preferible consumir ésta y otras frutas al natural, “ya que las conservas aportan un gran contenido de azúcar”.

4.- El Aguacate.

Esta fruta, junto con ser un alimento muy versátil en la cocina, posee nutrientes muy saludables e ideales para ayudar al funcionamiento de tu cerebro y, también, aumentar tu habilidad para concentrarte.

Entre esas sustancias destaca el manganeso, un micronutriente esencial para metabolizar los carbohidratos y para que el cerebro funcione de forma adecuada.

Junto con su rol a nivel cerebral, cabe destacar que la palta también facilita la absorción de nutrientes y posee un alto nivel de antioxidantes, los que ayudan a prevenir el envejecimiento, el cáncer e incluso las enfermedades cardíacas.

El tip de la experta: si lo que buscas es estar concentrado desde la mañana, de modo de estudiar mejor la materia para tu examen, una buena forma de obtener los nutrientes requeridos es desayunando “una taza de leche descremada y dos rebanadas de pan molde integral con aguacate -aproximadamente, un cuarto de una unidad-”, indicó Sanhueza. Pese a ello, la especialista alertó que “aún siendo un alimento con múltiples propiedades beneficiosas, su alto aporte calórico hace que sea de consumo moderado -por cada 100 gramos, contiene 105 calorías-”.

5.- El salmón.

El Omega-3 que contienen algunos pescados, en especial el salmón, aumenta la concentración en nuestro cerebro.

Al respecto, desde Farmacias Knop indicaron que “En el cerebro existen altas concentraciones de Omega-3 y resultan indispensables para el desarrollo cognitivo y de comportamiento”, agregando que estos ácidos grasos fundamentales ayudan a las neuronas “a ser más fuertes, elevando la cognición, memoria, inteligencia, motivación, atención y concentración”.

“Los ácidos grasos Omega-3 no pueden ser sintetizados o producidos por nuestro organismo, por esto deben ser incorporados y obtenidos de la dieta, ya que es un componente clave en el desarrollo y correcto funcionamiento del cerebro, especialmente en niños y personas de edad avanzada”, agregaron desde Knop.

Cabe destacar, finalmente, que la ingesta de salmón también ayuda a combatir la depresión y reduce el riesgo de enfermedades cardíacas según diversos estudios.

El tip de la experta: de acuerdo a Sanhueza los estudiantes deben consumir pescados como el salmón dos veces a la semana, para así “poder aumentar el consumo de Omega-3 y, con ello, aprovechar sus beneficios”. Ante esto, aconsejó preparar el pescado “al horno, a la plancha y asado, pero no frito”.

El agua… un elemento primordial para la concentración

A la hora de estudiar, uno de los elementos clave para propiciar tu concentración es el consumo de agua. Esto, pues de acuerdo al Instituto Europeo de Hidratación (EHI, por sus siglas en inglés) no hidratarse afecta negativamente la realización de tareas mentales, dificultando la concentración, memoria a corto plazo, la capacidad de retención y el aprendizaje.

Esto se debe a que, cuando una persona está deshidratada, el volumen de la sangre corporal disminuye y supone un riesgo para el desempeño en el estudio, pues la cantidad de sangre, oxígeno y nutrientes que derivan al cerebro podrían ser insuficientes para que éste funcione normalmente.

Para evitar esa situación el EHI aconseja a los alumnos prepararse una botella de agua con sabores -como jugos o añadir un palito de canela al líquido-, consumir frutas frescas o comer un puñado de frutos secos -pues dan sed y obligan a beber agua, además de aportar nutrientes al cerebro-.

Asimismo, otra excelente forma de mantenerte hidratado es preparar un termo con infusiones o té verde, pues este último contiene importantes cantidades de L-teanina; sustancia que potencia las actividades cognitivas y que mejora importantes procesos como la memoria, la atención, el aprendizaje y la concentración.

“El té verde es de gran ayuda, porque entrega antioxidantes de excelente calidad”, finalizó Karen Sanhueza.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.