Los mitos más disparatados sobre América Latina

0

Tanto los políticos como los principales medios de comunicación de EE.UU. ven las realidades de América Latina a través del prisma de una serie de tópicos etnocéntricos. El diario ‘The Huffington Post’ decidió destruir algunos de estos mitos.

america latina
“Incluso los más liberales de nuestros políticos y medios de comunicación a las primeras de cambio describen América Latina como un bloque homogéneo e impreciso donde reinan la violencia, la inestabilidad y la pobreza”, puntualiza la columnista de ‘The Huffington Post’ Laura Weiss, que pasa a explicar a los lectores estadounidenses qué es lo que no sabían sobre sus ‘vecinos’. Entre otras cosas, subraya, que el español y el portugués son lenguas diferentes.

Mito ? 1: Toda América Latina es igual

Weiss cuenta a los lectores estadounidenses que, en contra de la creencia general, América Latina no es toda igual, ni lingüística, ni cultural ni políticamente. Los hispanohablantes representan solo un 60% de su población. Además, indica, hay dialectos regionales: el español de Chile es muy diferente del de Perú. Aparte, en Argentina y Brasil -a pesar de ser ambos países muy extensos y compartir frontera- no se habla el mismo idioma. “Es como la India y China: son grandes y son vecinas, pero a nadie se le ocurriría confundirlas”, explica Weiss. Recuerda, además, que no hay que olvidar que el español y el portugués no son los únicos idiomas de Latinoamérica, pues muchos de sus habitantes tienen como lengua materna el quechua, el guaraní, el criollo haitiano e “incluso el holandés”.

Mito ? 2: Toda América Latina es peligrosa

“Hacer declaraciones generalizadas sobre los niveles de inestabilidad en América Latina es casi lo mismo que decir que Central Park (el gran parque urbano situado en el corazón de Nueva York) y un campo de maíz del estado de Iowa son lo mismo porque en ambos hay plantas (…). De hecho, es más probable que lo asesinen a uno en Washington que en la ciudad de México”, insiste la columnista.

Mito ? 3: EE.UU. valora más la democracia que América Latina

La independencia de EE.UU. del control colonial es más antigua y más fuerte y jamás se enfrentó con los mismos desafíos que tuvieron que sufrir los países latinoamericanos, muchos de los cuales perpetrados por el propio Gobierno de EE.UU., destaca Weiss, que critica, por ejemplo, el apoyo que Washington en su momento prestó al régimen del expresidente peruano Alberto Fujimori, quien actualmente está cumpliendo una sentencia de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad.

El enfriamiento de la alianza entre Washington y Brasilia tras hacerse públicos los actos de espionaje por parte de los estadounidenses sobre el Gobierno brasileño muestra que EE.UU. también sufre problemas de corrupción y de poca transparencia gubernamental, concluye.

Mito ? 4: América Latina está muy por detrás de EE.UU.

La idea de que América Latina está muy rezagada con respecto a EE.UU. se aleja mucho de la realidad, destaca la analista. EE.UU. nunca ha tenido una presidenta o una vicepresidenta. En cambio, cuatro países latinoamericanos sí tienen una líder femenina: Dilma Rousseff en Brasil, Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, la saliente Laura Chinchilla en Costa Rica y Michelle Bachelet en Chile, quien asumirá su cargo el próximo 11 de marzo. En Argentina, Brasil y Uruguay es legal el matrimonio gay. Argentina ha dado a los católicos el papa más progresista de la historia. Uruguay ha legalizado la marihuana y México está considerando hacerlo. El presidente uruguayo, José Mujica, vive en una casa rural austera, conduce él mismo un Volkswagen Beetle, vuela en clase económica y dona el 90% de su salario a fines benéficos.

Es muy importante reconocer que la visión común que tiene la sociedad estadounidense sobre América Latina se basa en la ignorancia, a menuda es inexacta y pocas veces se corresponde con la realidad, concluye Weiss.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/120514-eeuu-mitos-america-latina

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.