Crónica de la película Quiero Ser Fiel

2

Por José Rafael Sosa 

Santo Domingo. Quiero ser fiel, dirigida por el cubano-norteamericano Joé Meléndez, (Ladrón que roba a Ladrón, realizada en México en 2007) llega este jueves 27 con la clarísima la misión de conquistar un amplio público que demostró responder cuando se le ofrece una buena comedia romántica.

Quiero ser fiel

El poder de Quiero ser fiel radica en su tema: la fidelidad de los hombres y la reacción de las mujeres, aderezado con un tratamiento de humor llevado con precisión por el elenco internacional y local.

Se está ante una producción hecha con criterio pese a que en el telón de fondo el tema hace esquinitas con la telenovela, pero del cual toma distancia en base a su especificad en el manejo de los lenguajes del cine.

Escrita por Leonardo de León, sigue una línea fílmica que deja sentir calidades y aciertos tanto en su puesta en escena como en sus actuaciones, musicalización, edición que sin ser magistrales, cumplen con corrección y efectividad sus roles.

Fallas

Tiene fallas pequeñas y anacronismos que de no advertirlos ahora pasarían por debajo de la mesa, como los pantalones jeans que para 1986 no se usaban en las escuelas y colegios y el modelo deportivo de vehículo en que padre e hijo se movilizan, camino a las correrías del infiel progenitor. Si el “boca a boca” opera como lo merece, Quiero ser Fiel puede ser una explosiva película taquillera.

Esta comedia tiene los ingredientes como para ser un buen plato de miel al que vengan, como moscas sedientas del edulcorado ofrecimiento, procurando el gusto que puede ofrecer una buena comedia sentimental dominicana.

Quiero ser fiel, guarda para si trabajado con certeza, un electo profesional y una dirección que sin ser genial, deja sentir un trabajo hecho con criterio.

Un buen aporte

La comedia romántica, escrita inicialmente bajo el título de “No dejen caer a
Alberto en Tentación, pese a que por momentos recuerda a Quien Manda por el tema y el recurso de la narración en off de parte del protagonista, tiene personalidad fílmica propia. No ganará el Oscar, no es obra maestra ni mucho menos, pero es un aporte de conocimiento y estelaridad para el cine local que se refuerza con la experiencia de dirección y la participación actoral de bien seleccionados talentos en los roles estelares.

Es resaltante el manejo técnico: buenas fotografía y edición, locaciones adecuadas, y una notable la musicalización, a veces muy edulcorante, pero bien ajusta al propósito final.

Los intérpretes

Los intérpretes internacionales aportan enorme valor histriónico, incluyendo a Valentino Lanús, Dulce María y Raúl Lisazo, otorgan proyección al trabajo de conjunto.

Saúl Lixazo (como el editor Gasmer) muestra su veteranía y dominio de la escena. Es un personaje que deja su marca en pantalla.

De los talentos locales se destaca Evelina Rodríguez se luce evidenciando la seriedad con que ha aceptado su promisoria carrera, tratando de ser mucho más que un rostro hermoso y un cuerpo excitante. El buen texto que la sustenta, la relanza en una dimensión disfrutable.

Lisbeth Santos es otro talento femenino local que establece su calidad interpretativa.

Zeny Leyva esta efectiva y ajustada a su papel de reparto como Rebeca, mientras que nos impactó positivamente Vladimir Acevedo (haciendo de Waldo) en unas intervenciones secundarias de tremenda gracia. Nos gustó incluso mucho más que su antagónico en Ritmo de Fe.

Mario Peguero por la brevedad de sus líneas, no tiene oportunidad de ofrecer más.

Cuquín Victoria (Sr. Publio) como un veterano aconsejador y no simplemente como un cómico, rol del cual escapa para ser un orientador de vida, ver a un Felipe Polanco en su estreno fílmico, con parlamentos humorísticos precisos, pero que no pasan de ser lo que ha hecho en tv. Pero sale bien y habrá de gustar a la masa irredenta y pagadora del boleto.

Karla Hatton es un valor actoral del teatro con las condiciones para hacer más que un rol de reparto.
Jansel Santana sigue evidenciando su garra, aun cuando no sea el protagónico que merece hace tiempo.

No al asalto visual

Quiero ser fiel establece el primer paso como patrocinador principal de Claro, que apostó a la calidad del guión de Leonardo de León.

En la película, la presencia de la marca se deja sentir solo en dos momentos y no en un primer plano, dando una pauta visual que habla de la actitud ético-. corporativa de no asaltar visualmente al espectador.

SINOPSIS

Quiero ser fiel es una película dominicana con participación de talentos de México y Cuba del género de comedia que cuenta cómo Alberto se casa con la mujer de sus sueños y llega al punto de perderla por descubrir la respuesta de por qué los hombres son infieles. Un escritor/vendedor de repuestos Alberto Rivera, (Valentino Lanús), casado fiel y felizmente con Sara Rincón
(Sandra Echeverría), recibe el encargo de un importante editor de escribir un libro sobre la razón de la infidelidad masculina, para lo cual le da un año de plaza. En ese tiempo se verá en situaciones límites con mujeres hermosas.

Ficha técnica

Director
Joe Menéndez
Actores: Valentino Lanús. , Sandra Echeverría, Cuquín Victoria, Dulce María, Evelyna Rodriguez, Cuquín Victoria., Carlota Carretero, Felipe Polanco, Jansel Santana Kenny Grullón, Zeny Leiva y Saúl Lisazo, Vladimir Acevedo, Zenny Leyba, Karla Hatton.

Duración
1.30 min
Clasificación
Género
Comedia

Regalanos un Like!!!

2 Comentarios

  1. Buenas criticas de Sosa pero en lo que difiero es en los Jean y el carro Corvette pues donde estudié en el Colegio Santa Teresita se usaban los Jean.

  2. Es un buen elemento el que no tenga ese asalto visual que Jarta (así mismo con J) de las películas de Robertico y/o Alfonso Rodríguez. Con esa crítica apuntaría a que no es una más del montón que hacen aquí los “come-comía” del cine de aquí. Si no han visto la película que mencionan al principio “Ladrón que roba a ladrón”, se las recomiendo, muy entretenida la película.

Participa en el debate, deja un comentario.