La sequía en España amenaza el aceite de oliva

0

Los amantes del aceite de oliva deben prepararse para rascarse los bolsillos ya que la sequía en el sur de España y una bacteria que ataca los olivos italianos amenazan con diezmar la próxima cosecha y encarecer los precios. Desde hace varios meses, una sequía excepcional afecta el sur de España, especialmente en los alrededores de Jaén y Córdoba donde los campos de olivos tapizan el paisaje. Este país es el primer productor mundial de aceite de oliva, por delante de Italia, y un 45% de su producción procede de la provincia andaluza de Jaén.

aceite oliva

Ante el riesgo de una cosecha limitada en esta campaña, el mercado ya ha reaccionado y en solo unas semanas el precio del aceite virgen extra ha pasado de 2,40 a 2,70 euros el kilo cuando la media de los últimos diez años era de 2,45 euros, según la federación española de industriales fabricantes de aceite de oliva Infaoliva. La tendencia se puede acentuar si la lluvia se resiste a llegar. En Italia, la amenaza es la bacteria “”Xylella fastidiosa”, que ataca las plantas y las deseca. Fue localizada el año pasado en el sur del país y se está extendiendo entre los olivos de la región de Apulia.

“No hay ningún remedio. La única solución es quemar los árboles intoxicados para detener la proliferación rápida de esta bacteria”, comentaba Raffaele Piano, un contrariado productor agrícola de esta región meridional de Italia. “Habrá un alza de los precios del 30 o el 40%, porque habrá menos olivas y, por lo tanto, menos aceite producido. Pero la calidad no quedará afectada”, opinaba.

También en España productores y analistas del sector auguran un encarecimiento del “oro líquido” en los próximos meses, aunque de momento se abstienen de cifrarlo. “Es una buena noticia para los productores” que en los últimos tiempos trabajaban con pérdidas, revela Thomas Mielke del instituto especializado Oil World, con sede en Alemania. El último año, la fuerte producción desencadenó una notable caída de los precios.

Una cosecha pequeña 

El volumen de la cosecha se hundirá en un momento en que el consumo de este producto no para de aumentar en todo el mundo. En veinte años ha crecido un 60%, empujado especialmente por China, Estados Unidos, Australia y Canadá, según el Consejo Oleícola Internacional. En la pasada temporada, que se alargó de octubre a junio, la producción española fue de 1,77 millones de toneladas, según las cifras del ministerio de Agricultura de Madrid. “La campaña del año pasado fue excepcional, una producción muy grande”, un 40% superior a la media de los últimos cuatro años, explica Cristóbal Gallego, responsable del sector en el seno de las cooperativas agroalimentarias de Andalucía. Pero esta hazaña no parece que vaya a producirse en la próxima cosecha, que estará “en el entorno de las 800.000 al millón de toneladas”, prevé Enrique Delgado, secretario general de Infaoliva. “Esto sería una campaña corta, si bien lo suficiente como para abastecer mercados tanto nacionales como internacionales”, estima.

Las previsiones de Oil World son parejas, de entre 900.000 y el millón de toneladas. “Habitualmente hay un retroceso de la producción de la planta después de un año de fuerte producción”, indicó a la AFP Thomas Mielke, director de Oil World. Si a ello se le suman las consecuencias de la sequía, Mielke espera “una pequeña cosecha”. La opinión de Gallego es más alarmista.

“Todo apunta que la campaña del próximo año puede estar muy cerca a la de hace dos años”, en la que solo se produjeron 618.000 toneladas de aceite de oliva. Para él, el riesgo de los olivares no compensa la ausencia de lluvias. Productores y analistas esperan a ver qué depara el cielo para septiembre, justo antes de la cosecha. Unas lluvias tardías permitirían engordar los frutos ya existentes, a falta de que broten otros.

AFP

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.