¿El plátano verde embrutece?

4

Santo Domingo. Después de los políticos, no hay cosa más desacreditada en este país que el plátano verde. Se le acusa, ni más ni menos, de ser en parte responsable del subdesarrollo endémico de buena parte de esta isla. Que si tapona el cerebro e impide que llegue la inteligencia, razona uno; que si la hartura que produce “amema”, dice otro. Y hay quien afirma que si los niños americanos hablan inglés desde “chiquiticos” es porque le dan “conflé” de desayuno y no “mangú”….

Platanos

Falacias, queridos lectores, falacias. En esta entrega demostraremos que hay vitamina y mucha, detrás de la cáscara, y que si a pesar de los esfuerzos por acabarnos hemos llegado donde estamos, es gracias a sus bondades alimenticias, sabor y versatilidad.

Sus orígenes

Los plátanos y los bananos son originarios de Asia. Cuenta la historia que cuando Alejandro Magno llegó a la India se sorprendió con su delicioso sabor y los llevó a Grecia. Corría el año 327 AC. Pero su difusión por el mundo se debe a los navegantes árabes quienes sembraron la semilla de plátano y banano en las costas de África Oriental. Aunque los conquistadores portugueses introdujeron su cultivo en el Nuevo Mundo en 1516, los esclavos africanos fueron los responsables de naturalizarlo en las cocinas del continente, principalmente en el Caribe, Centroamérica y las costas del Pacífico y del Atlántico.

Para bien o para mal, el plátano se encuentra entre las frutas más consumidas y saboreadas en todo el mundo. Plátanos y bananos sólo crecen en climas templados y su producción anual estimada es de doce millones de toneladas. Diez de éstas provienen de América Latina.

Cuestión de Familia

El banano (Musa cavendish y M. Sapientum) y el plátano (Musa paradisiaca) son dos variedades de una misma fruta: el plátano, planta de hojas largas de la familia de las musáceas. Cada región tiene variedades propias y allí donde se cultive y consume puede tener incluso diferentes nombres: En algunos países se usa el término plátano para referirse indistintamente al banano como al plátano verde, al que se le agrega el adjetivo “macho”. Tal es el caso de México, algunos países centroamericanos y España. En el Caribe llamamos “guineo” al banano y en Venezuela le llaman “cambur”. En nuestro país llamamos “fritos” o tostones, lo que en Puerto Rico disfrutan como “patacón”. ¡Y eso que todos hablamos castellano!

La diferencia principal entre el guineo o banano y el plátano verde es que el primero tiene más azúcar y menos almidón; mientras que el segundo tiene más almidón que azúcar y tiene que consumirse cocido. El sabor dependerá de su grado de madurez: cuanto más maduro, más dulce. En cuanto al guineo, se consume mayormente crudo, aunque puede hornearse o freirse en diferentes elaboraciones. En la India, por ejemplo, el guineo se utiliza en la elaboración de platos salados.

El guineo es bueno para el crecimiento

Nutritivo, energético y rico en vitaminas A, C y K, en glúcidos y en potasio, entre otros minerales. El plátano verde es más energético que el anterior (unas 285 Kcalorías por cada 100 gramos) y es un alimento para deportistas.

Conservación

Aunque parezca redundante en este país de plataneros, puede que alguien desconozca que para que los plátanos y los guineos maduren naturalmente se deben guardar a temperatura ambiente. Para retrasar el proceso, envuelva en papel periódico y consérvelos en nevera. Es posible pelar y cortar los plátanos y conservar congelados; hay quienes le dan incluso su primera “pasada” y los guardan para ganar tiempo.

Sean fritos, hervidos, cortados en rueditas, hechos mangú (un dominicano jamás le llamará puré), en mofongo y acompañando casi cualquier cosa que se nos ocurra, el dominicano es fiel a su plátano y lo busca y saborea donde quiera que se mueva.

Y para los que creen que el plátano embrutece, aquí les va esta: en la India, a la llegada de Alejandro Magno, a los plátanos se les conocía como “fruta de los sabios”, porque los brahamanes hindúes acostumbraban meditar bajo sus placenteras sombras… ¿Y ahora?

Brochetas de guineo y tocineta

Ingredientes

(Para 6 personas)

3 guineos maduros

Media libra de tocineta

Para la salsa:

6 onzas de moras

1 taza de azúcar

Media taza de agua

Preparación

Pele los guineos y córtelos en rebanadas gruesas. Enróllelas con una lasca de tocineta y asegure con un palillo. Ponga las brochetas en una sartén precalentada, déjelas asar hasta que la grasa de la tocineta se haya fundido. Mientras tanto, prepare la salsa. Lleve a fuego las moras, el azúcar y el agua. Cuando comience a tomar consistencia de almíbar delgado, retire del fuego y pase la salsa a un colador. Acompañe las brochetas con salsa o coulis de mora.

Fuente: DiarioLibre.com

[email protected]

Regalanos un Like!!!

4 Comentarios

  1. Como dominicana… amo el platano verde en todas sus presentaciones culinarias : MANGU,

    TOSTONES, MAJADOS CON AJO O MOFONGO…como sea!

    No hace tanto que leí que la parte interna del mismo tiene un componente que es similar al Prozac,

    que se usa para la depresión! 🙂

  2. Si hay algo señore que embrutece es la harina, eso no se va al cerebro se queda en la barriga creando los llamados y tan odiados chichos, asi que es mejor comer platano y no harina. jajajajajajajaja

Participa en el debate, deja un comentario.