Putin: Cada vez que Rusia se ha vuelto demasiado fuerte e independiente, se aplican sanciones

0

El presidente Vladimir Putin acusó el jueves a Occidente de explotar la crisis de Ucrania para debilitar a Rusia y anunció reformas para liberalizar la economía que se encuentra al borde de la recesión.

Sin embargo Rusia no quiere romper los vínculos con los países occidentales, afirmó Putin en el discurso anual pronunciado en el Kremlin ante Asamblea Federal, que reúne a las dos cámaras legislativas.

“No nos planteamos en ningún caso romper nuestras relaciones con Europa y Estados Unidos”, afirmó Putin.

“Pero al mismo tiempo, restableceremos y ampliaremos nuestros vínculos tradicionales con el continente sudamericano, y seguiremos cooperando con África y con los países de Oriente Medio”, agregó.

“Cada vez que alguien cree que Rusia se ha vuelto demasiado fuerte e independiente, se aplican de inmediato este tipo de medidas”, dijo Putin, refiriéndose a las sanciones occidentales.

“No en vano menciono a nuestros amigos estadounidenses que siempre influyen directa o indirectamente en nuestras relaciones con los vecinos; a veces ni siquiera sabemos con quién hablar, si con los gobiernos de algunos estados o con sus patrocinadores de EEUU”, sostuvo.

Para Rusia, Crimea es “sagrada”, como el Monte del Templo de Jerusalén es sagrado para los judíos y musulmanes, dijo Putin al evocar la crisis de Ucrania, que provocó las sanciones occidentales.

Putin fustigó el “cinismo puro” de los occidentales que buscaban un pretexto para castigar a Rusia.

“Las sanciones no eran solamente una reacción nerviosa de Estados Unidos o sus aliados”, dijo Putin.

Sin la crisis de Ucrania “hubieran inventado otra cosa para frenar las crecientes oportunidades de Rusia”, insistió Putin, que agregó que las sanciones eran un estímulo para la economía rusa.

“Las llamadas sanciones y limitaciones externas son un estímulo para conseguir nuestros objetivos de manera más eficaz y rápida; debemos hacer varias cosas: crear tecnologías nuevas, fabricar productos competitivos, reforzar la industria y el sistema financiero y formar a especialistas”, dijo Putin.

Política y finanzas

La crisis entre Rusia y Occidente, la más grave desde el fin de la Guerra Fría en 1991, pesa mucho en la economía rusa, afectada por las sanciones occidentales y la caída del precio del petróleo.

Con una inflación en aumento y un rublo que se derrumba, el gobierno ruso anunció hace unos días que preveía una recesión en 2015.

Putin anunció el jueves medidas para enfrentar la crisis económica y la fuga de capitales, que en 2014 fue de 125.000 millones de dólares.

En particular prometió una amnistía para los rusos que repatriaran capitales, a quiene “no se les preguntará de dónde viene el dinero ni cómo fue ganado”.

El presidente ruso propuso medidas también para sostener al rublo y a las empresas, en particular una mortatoria fiscal de dos años para la pequeñas empresas creadas recientemente.

Para defender el rublo, que perdió una cuarta parte de su valor y hace temer un movimiento de pánico de los ahorristas, Putin exigió “medidas severas para que a los especuladores se les vaya la gana de jugar con las fluctuaciones” de la moneda.
Ademá dijo que era “importante mantener una situación macroeconómica estable y tener a mediano plazo una inflación de hasta el 4%, pero sin limitar la actividad empresarial”.
“Lo más importante es que comprendamos que nuestro desarrollo depende antes que nada de nosostros mismos”, dijo Putin, que llamó a los consumidores remplazar por productos “made in Rusia” los alimentos y medicamentos importados.

AFP

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.