Cinco cosas que Steve Jobs juró que Apple no haría… y ahora hace

0

Steve Jobs fue conocido por su testarudez, tenía ideas muy arraigadas respecto a qué era lo que daba grandiosidad a los productos de Apple.

Mantenerse firme en sus convicciones solía traer recompensas para Jobs tanto como para Apple, aun cuando los críticos ridiculizaban las decisiones de la compañía.

Pero desde la muerte del fundador en 2011, Apple ha contravenido lentamente algunas de sus creencias más arraigadas y ha hecho cosas que Jobs dijo que nunca consideraría.

1. Stylus

Esta semana, un analista de Apple sugirió que la próxima iPad de la compañía se venderá con un lápiz óptico.

Una de las diatribas más famosas de Steve Jobs versó sobre lo mucho que odiaba esos lápices. En 2007, al presentar el iPhone en la convención Macworld en San Francisco, se burló de otros teléfonos inteligentes de la época que venían con una stylus.

“¿Quién quiere un lápiz?” dijo Jobs al presentar el iPhone. “Tienes que sacarlos, guardarlos, se te pierden ¡Qué molestia! Nadie quiere un lápiz óptico. Así que no lo usemos”.

Una de las primeras cosas que hizo Jobs al volver a Apple en 1997 fue desaparecer la Newton, un dispositivo tipo tablet que utilizaba un lápiz óptico.

“Dios nos dio 10 lápices. No hay que inventar otro”, dijo Jobs sobre el proyecto, de acuerdo con la biografía de Walter Isaacson.

Sin embargo, Ming-Chi Kuo de KGI Securities señaló que la esperada “iPod Pro” de 12.9 pulgadas vendrá con un lápiz cuando Apple la anuncie en la primavera, según un informe obtenido por AppleInsider.

2. Tabletas pequeñas

Otra célebre arenga de Jobs fue en octubre de 2010, cuando habló de su desdén por una nueva ola de tablets más pequeñas que llegaban al mercado.

En el informe financiero de la compañía ante analistas, Jobs dijo que la pantalla del iPad de 10 pulgadas era “el tamaño mínimo requerido para crear buenas aplicaciones para tablets”.

Dijo que incluso darle mayor nitidez a las imágenes en la pantalla no ayudaría a darle utilidad a las pizarras de pequeño formato “a menos que tu tablet también incluya papel de lija, de modo que el usuario puede lijar sus dedos y achicarlos a una cuarta parte de su tamaño actual”.

“Hay límites claros respecto a cuán cerca puedes colocar físicamente los elementos en una pantalla táctil antes de que los usuarios no puedan tocar, deslizar o pellizcar de manera confiable”, dijo.

Un año después de la muerte de Jobs, Apple presentó el iPad mini, de lejos el iPad de mayor venta en la cartera de la empresa.

3. Teléfonos grandes

Durante el escándalo del llamado “antena-gate” del iPhone 4 en 2010, Steve Jobs se mofó de los celulares de gran tamaño.

Cuando un periodista le preguntó si Apple consideraría la posibilidad de un iPhone más grande para mejorar la fiabilidad de la antena, Jobs se burló. Y dijo que los teléfonos Galaxy S de Samsung eran “Hummers”.

“Ni siquiera puedes sostenerlos con la mano”, dijo. “Nadie los comprará”.

Apple finalmente lanzó un iPhone 5 más alto un año después de que Jobs falleciera, y el año pasado estrenó el iPhone 6 y iPhone 6 Plus mucho más grandes.

4. Diseño de software que imitara texturas reales

Steve Jobs quería que el software del iPhone imitara la vida real. Por ejemplo, pidió a los diseñadores de Apple que le dieran a la aplicación iCal un tono piel similar al de los asientos de su avión Gulfstream.

La aplicación Mail de Apple tenía un tono satinado, como el del papel de lino; la iBookstore tenía estantes de madera, y la aplicación Notes fue hecha para que se pareciera a un bloc de notas.

Un año después de que Jobs muriera, Apple despidió a Scott Forstall, un ejecutivo de software que defendía las preferencias de diseño de Jobs. Un año más tarde, Apple presentó el iOS 7, que eliminaba cualquier parecido con los objetos de la vida real.

5. Filantropía

Entre las primeras cosas que Jobs hizo cuando retornó a Apple en 1997 (después de desterrar los lápices) fue poner fin a los programas de donaciones filantrópicas de Apple. Dijo que quería que la compañía volviera a ser rentable, pero nunca restableció los programas incluso después de que Apple llegó a registrar algunas de las ganancias más grandes jamás obtenidas por una empresa cotizada.

Apple estaba muy involucrada en la causa benéfica de Bono para la investigación del SIDA, pero el propio Jobs no era un gran donante, informa CNN, en su portal.

Cuando Tim Cook asumió el cargo de CEO en 2011, una de sus primeras acciones fue reactivar el programa de donaciones paralelas de la tecnológica.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.