¿Los cigarrillos electrónicos realmente ayudan a dejar de fumar?

1

CigarroEs una pieza portátil de tecnología que aparentemente proporciona acceso ilimitado a una droga que más de 1,000 millones de personas de todo el mundo ansían: la nicotina. Esas ansias vienen a causa de fumar tabaco, pero están siendo suplidas cada vez más por los cigarrillos electrónicos y la tendencia de “vapear” en lugar de fumar.

El gancho comercial es la imagen limpia que los cigarrillos electrónicos ofrecen al eliminar la exposición simultánea al alquitrán y a las miles de sustancias químicas que están presentes en el humo del tabaco de los cigarrillos normales; así, se elimina la causa de las enfermedades pulmonares, al igual que otras condiciones vinculadas al tabaco.

El tabaco mata casi a 6 millones de personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y un creciente número de personas ahora “vapean” en lugar de fumar, lo que ha generado una industria con un valor de 2,700 millones de dólares alrededor del mundo.

Desde que fueron introducidos en 2006, los cigarrillos electrónicos se han convertido en algo común entre los fumadores que están tratando de dejar el hábito. Según un estudio, un tercio de los fumadores que están tratando de dejar de fumar en el Reino Unido están recurriendo a los cigarrillos electrónicos para ayudarlos en el proceso. Sin embargo, algunos críticos argumentan que estos sistemas electrónicos de administración de nicotina (ENDS, por sus siglas en inglés) están alimentando una nueva adicción a la nicotina, en particular entre las personas jóvenes que experimentan con ellos.

Atracción para los adolescentes

“Mientras que los ENDS pueden tener el potencial de beneficiar a los fumadores adultos establecidos… no deberían ser utilizados en personas jóvenes y en adultos que no sean usuarios del tabaco debido a los efectos perjudiciales de la nicotina y otras exposiciones de riesgo”, dice Tim McAfee, director de la Oficina de Salud y Tabaquismo de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. La exposición a la nicotina puede afectar el desarrollo cerebral de un adolescente”.

Estudios llevados a cabo por los CDC por medio de sus encuestas nacionales de tabaquismo en jóvenes y adultos encontraron que había una mayor experimentación por parte de los jóvenes que probaban los cigarrillos electrónicos, pero no los cigarrillos convencionales. Los artilugios y sabores vinculados con los dispositivos se sugieren como una razón detrás de esto, y se teme que ellos funcionen como una puerta de entrada hacia fumar tabaco de verdad.

Sin embargo, otras personas que trabajan en el campo del control del tabaco están en desacuerdo, y afirman que mientras las personas —entre ellos los jóvenes— podrían haber probado los cigarrillos electrónicos, no hay evidencia sobre su uso regular. “A los chicos les gusta la nueva tecnología y solo la experimentan o la usan una o dos veces”, indica Jean-Francois Etter, profesor de salud pública en la Universidad de Ginebra.

Etter ha estado investigando el uso de los cigarrillos electrónicos desde 2009 y cree que son mucho más seguros que los cigarrillos convencionales. “La forma más peligrosa de consumir nicotina es fumarla”, explica. Etter argumentó este punto la semana pasada en la Conferencia Mundial sobre Tabaco o Salud en Abu Dhabi.

Mientras Etter dice que el uso del mismo entre los jóvenes debería ser monitoreado, él cree que el papel de los cigarrillos electrónicos en la reducción del consumo mundial de tabaco es más importante. “Son una puerta para dejar de fumar”, señala Etter. El número de personas que utilizan una combinación de tabaco y cigarrillos electrónicos está en aumento, de acuerdo con Etter, lo que da lugar a que los fumadores hagan el cambio y consuman menos tabaco cada día. “Tienen el mismo nivel de nicotina, pero las personas están menos expuestas a las toxinas… la nicotina no es un problema para la salud”, agrega. Sin embargo, aún se necesita más evidencia sobre los efectos que los cigarrillos electrónicos o la nicotina tienen en la salud a largo plazo.

Satisfacer las ansias

La nicotina es la principal sustancia que mantiene a las personas adictas a fumar tabaco y, por consiguiente, los expone al alquitrán y a las toxinas que están presentes en los cigarrillos. Aunque muchas personas intentan dejar de fumar repentinamente, desde hace tiempo se ha recomendado la sustitución de la nicotina por medio de gomas de mascar y parches como una ayuda en este proceso. “Dejar de consumir nicotina es un proceso muy desagradable”, comenta Linda Bauld, catedrática de Políticas de la Salud en la Universidad de Stirling, cuyo reciente informe para Public Health England identificó un extenso y creciente mercado para los cigarrillos electrónicos en todo el mundo.

“La gran mayoría de personas que utilizan cigarrillos electrónicos lo hacen para dejar de fumar; ellos son alrededor de un 60% más eficaces que dejar de fumar repentinamente o comprar productos que sustituyan la nicotina y sean de venta libre”.

La investigación de Bauld no ha identificado una dependencia de la nicotina con los cigarrillos electrónicos de la misma forma que la adicción que surge como consecuencia de los cigarrillos normales. “Los cigarrillos electrónicos no son los mejores dispositivos de administración de nicotina”, indica en referencia al hecho de que la nicotina no parece entrar al torrente sanguíneo tan rápidamente cuando se utilizan los cigarrillos electrónicos. Eso está respaldado por la investigación de Etter , así como por un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania, en el que se encontró que los cigarrillos electrónicos eran menos adictivos que los cigarrillos que contienen tabaco.

Sin embargo, ellos sí suministran nicotina de manera más eficaz que los productos como parches o gomas de mascar, según Bauld.

“Los parches y las gomas de mascar son un mercado muy pequeño”, dice Etter sobre estos recursos para dejar de fumar que llegaron al mercado por primera vez hace 40 años. Él teme que imponer demasiadas restricciones sobre los cigarrillos electrónicos limitará su impacto en lograr un mundo libre de tabaco.

Tanto Bauld como Etter reconocen la necesidad de monitorear el consumo de nicotina entre los adolescentes, pero sienten que el valor de los cigarrillos electrónicos entre los fumadores adultos y su potencial para salvar vidas al reducir el consumo de tabaco no debe ser subestimado… ésta es una opinión que la OMS reconoce, informa CNN, en su portal.

“Los cigarrillos electrónicos podrían ser una manera de ayudar a las personas a dejar de fumar, pero necesitamos más evidencia y normas”, opina Armand Peruga, gerente del programa de la Iniciativa Libre de Tabaco de la OMS, la cual ha celebrado 10 años de su Marco para el Control del Tabaco mientras se realizaba la conferencia en Abu Dhabi.

Regalanos un Like!!!

1 Comentario

  1. Como usuario de estos puedo decir que NO ayuda a dejar el cigarrillo, el solo hecho de tenerlo siempre conmigo y poder usarlo prácticamente en todas partes me ha hecho mas dependiente.
    Desde luego este es mi caso particular, puede ser que a otras personas si les ayude a dejar el tabaco.

Participa en el debate, deja un comentario.