La difícil realidad de ser optimista y sufrir de depresión al mismo tiempo

1

Tener depresión es algo bastante común, aunque difícil de sobrellevar. Es posible que más de alguna persona que conozcas haya lidiado con esta enfermedad o esté en este mismo minuto batallando con ella. No es sencillo, eso está claro, pero si hay algo que es más difícil y extraño aún es combinar la felicidad, el optimismo y la depresión en una sola persona. Es algo difícil de explicar y de comprender. La mayoría de la gente asume que si estás deprimido tu rango de emociones se empequeñece y sólo puedes pasar de triste a devastado, cuando la verdad es que puedes seguir sintiendo lo mismo que antes.

fb depresion mujer pc

Puedes sentirte feliz y reír sin ningún tipo de problema, puedes sonreír la sonrisa más grande y brillante del mundo sin que eso invalide tu enfermedad. Si bien la depresión puede ser algo que muchas veces tome el control de tu vida y tenga un claro impacto en tu estado de ánimo, muchas veces no mostramos todo esto de forma obvia. De hecho, no conozco a nadie que de forma abierta muestre lo miserables que se sienten o los pensamientos oscuros que pasan por su cabeza. Gran parte del tiempo sólo queremos ‘pasar’ o convencernos incluso de que somos como alguien más, de que somos como las chicas con las que salimos, que no dudamos sobre querer seguir despertando día a día.

Puedo sentirme feliz incluso si en la mañana contemplé no levantarme nunca más, puedo sonreír de forma genuina incluso si me pregunté cuál era la razón que tenía para seguir viviendo uno y varios años más. Me sentí optimista ante varios proyectos que actualmente son lo único que me motivan, al mismo tiempo que sigo siendo una persona que sufre de depresión. La razón para todo lo anterior es que me niego a dejar que esta enfermedad controle mi vida, me niego a permitir que borre mi identidad optimista, mis ideas de felicidad, mi sueños para el futuro. Sigo intentando mostrarme normal y feliz gran parte del tiempo, pero es extraño, porque eso hace, ante los ojos de los demás, que crean que estoy muy bien, que sientan que es imposible que tenga depresión.

Esta es una de las razones por las que usualmente evito decir lo que me sucede o las cosas por las que estoy pasando: no soporto esa mirada de incredulidad ¿qué? ¿acaso tengo que mostrarme abiertamente triste y nunca sonreír para calificar como alguien que tiene depresión? Puedo mostrarme optimista porque es parte de quien soy y también puedo estar profundamente herida y triste en el interior. Puedo serlo todo, puedo juntar ambos mundos dentro de mi mente y es así como he aprendido a vivir estos años: aceptando que nunca volveré a ser como sería cuando más joven pero sabiendo que eso no significa que mi enfermedad me defina por completo. El mundo puede ser un lugar hermoso y estremecedor a la vez y lo acepto.

Funte: upcocl.com

Regalanos un Like!!!

1 Comentario

Participa en el debate, deja un comentario.