Incrédulos sobre emigración boricua hacia República Dominicana

0

La emigración boricua a la República Dominicana parece estar comprendida por un segmento en particular de boricuas, según el sentir de varios dominicanos residentes en Puerto Rico.

dominicanos puerto rico

En un recorrido por Santurce, se pudo constatar que los dominicanos residentes en la Isla ven de manera incrédula que los puertorriqueños estén emigrando a la República Dominicana, ya que entienden que en el peor de los momentos, todavía Puerto Rico posee unas ventajas y unas comodidades que aun con sus avances su país no los posee.

Para los dominicanos residentes en la Isla, la emigración de boricuas a su país se trata de inversionistas, que miran a la República Dominicana como un destino de inversión por el alto rendimiento del dólar. Entienden que la población retirada es una porción muy pequeña de la emigración.

Para José Rosa, residente en la Isla hace 10 años, esta tendencia migratoria, contario a lo imaginado, inició con los puertorriqueños estableciéndose en la República Dominicana. Al caer la economía allá, entonces los dominicanos comenzaron a emigrar hacia Puerto Rico. “Esta emigración es buena de parte en parte porque incrementa los lazos entre los dos países. Ahora, la economía allá está muy buena para invertir y por eso se ve un alza en la emigración de boricuas hacia allá, pero se trata solamente de negocios. Van invierten en comercios, hoteles y otros proyectos, pero al tiempo regresan a la Isla, dejando los negocios corriendo allá”.

Roselyn Mercedes, residente en Puerto Rico hace 33 años, coincide en que el que sale de la Isla para llegar a su país es para invertir su dinero y sacarle mayor ganancia, ya que el cambio de moneda favorece grandemente al dólar por encima del peso dominicano. Igualmente, entiende que el jubilado con un dinero garantizado y permanente de retiro y seguro social, ha comenzado a optar por República Dominicana para incrementar el rendimiento de su dinero, aunque entiende que este segmento poblacional es uno reducido. “El boricua que va a Dominicana, principalmente es para invertir y aumentar el rendimiento de su dinero, en momentos donde hay muchas oportunidades de inversión. El puertorriqueño que tiene el dinero está aprovechando la oportunidad”.

Por su parte, César R. Hernández, residente en la Isla desde hace ocho años, sostuvo que gran parte de la emigración boricua responde a los estudios universitarios, donde muchos jóvenes están haciendo uso de las becas existentes para sacar sus carreras universitarias, pero una vez culminados los mismos, optan por regresar a la Isla o emigrar a otro destino. “Dudo mucho que haya una gran cantidad de boricuas moviéndose hasta Dominicana. El que lo hace es por estudio o inversión, donde maximiza su dinero”.

Otro de los dominicanos que duda el movimiento masivo de boricuas a Dominicana es Eliezer Pérez, residente en la Isla hace 8 años, quien entiende que pueda haber uno que otro que opte por mudarse, pero enfatizó que el rostro de la emigración es el boricua que tiene el dinero para establecer su negocio en la República Dominicana. “El que sale de aquí para Dominicana es con miras a invertir y generar negocios, por la ventaja en el valor de la moneda que poseen. Muy pocos son los que se van para quedarse”.

Para Marisel Peña, puertorriqueña casada con el dominicano, Freddie Jiménez De La Cruz, quien es residente en Puerto Rico hace siete años, el emigrante boricua es el puertorriqueño con dinero que va invertir y generar negocios en áreas como hoteles y comercios, quienes ante una economía local tan débil buscan otras opciones donde hacer crecer su dinero. “Es contradictorio, porque siendo la República Dominicana nueve veces más grande que Puerto Rico y contando con segmentos económicos buenos como la caña, el petróleo y el oro entre otros, no ha logrado repuntar su economía, y en el caso de Puerto Rico no han sabido administrar bien los fondos federales, permitiendo que ninguna de las dos economías repunten, generándose el movimiento poblacional de un destino a otro buscando mejorar sus economías”.

Sin embargo, durante el recorrido por Santurce, se pudo constatar la precaria situación económica que atraviesan algunos dominicanos en la Isla, tras el colapso de la construcción, fuente principal de trabajo y sustento del sector.

Según los dominicanos, en más de un 90% de los dominicanos que emigran a Puerto Rico no tienen escolaridad, sino que viven de la construcción, segmento de la economía que por años les ofreció excelente calidad de vida y mantener a su familia en la República Dominicana. Hoy, la inmensa mayoría de ellos, llevan mucho tiempo sin conseguir trabajo, escenario que se les complica si residen ilegalmente en la Isla y no cuentan con los beneficios del PAN y de salud. Según los entrevistados, muchos se están viendo obligados a regresar a su país.

Estas reacciones se obtienen en momentos en que el cónsul de la República Dominicana en Puerto Rico, Franklin Grullón, aseguró que cerca de 10,000 personas han optado por emigrar a destinos internacionales, siendo la República Dominicana unas de las principales opciones, experimentando en los pasados años un alza de un 25%.

Las razones son, según Grullón, mayores oportunidades y mejores condiciones de vivienda o empleo, mejores escuelas, un costo de vida más barato o simplemente por el deseo de cambiar su estilo de vida a un ambiente más tranquilo que el de los grandes y agitados centros metropolitanos estadounidenses. A ello sumó las grandes oportunidades de inversión que se están generando en segmentos como: textiles, manufactura y turismo.

Fuente: ElVocero

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.