Pepín Corripio exhorta a la juventud evitar exhibir ostentación de riquezas

0

El empresario José Luis Corripio Estrada (Pepín) exhortó anoche a la juventud dominicana a no inventarse necesidades innecesarias ni exhibir riquezas económicas como muestra de éxito ya que es socialmente injusto y peligroso.

Corripio Estrada hizo la sugerencia al participar como entrevistado en la primera entrega del programa Aquí es la Noticia conducido por el periodista Fernando Quiroz y que será transmitido todos los domingos a las 9:00 de la noche por el canal 25, que anunciará nueva imagen y programación próximamente.

Durante la entrevista el empresario reflexionó a cerca de diversos temas de interés, entre ellos, su visión sobre la clave del éxito, la familia, la riqueza, la humildad, el significado del país para la familia Corripio y sus años de estudios junto a Francisco Alberto Caamaño, líder constitucionalista.

Pepin Corripio

“Considero que la juventud, primero, debe hacer muchos esfuerzos…no se le da valor a lo regalado; segundo, no inventarse necesidades innecesarias. ¡Eso está de moda hoy en día!”, reflexionó Corripio.

Destaca que para tener éxito también hay que estudiar y conocer la actividad a la que se dedica y si no se tiene éxito al principio se debe tener la seguridad de que con persistencia tarde o temprano se logrará. “Por dos vías: o porque los competidores en la carrera se cansan o porque no hay pared que aguante un mandarriazo todos los días y eso es tan importante como la preparación y la inteligencia”.

Dijo que la gente debe tener deseos de progresar, pero nunca ver el progreso como una dádiva para salir de la pobreza. “Tienen que estar dispuestos a pagar el precio que han pagado los que han salido de pobres honestamente, puntualizó.

Contó que su padre vino en un barco y decía que vino en tercera clase porque no había cuarta, y él no necesitó de ningún apoyo político y de ningún otro tipo de ayuda salvo la salud que le acompañó toda la vida y un trabajo que yo a veces lo he catalogado de “demencial” porque parece que las 24 horas del día eran pocas para trabajar, pero eso no fue un año ni dos ni tres, sino por décadas y décadas.

“Él salió a los 97 años de la oficina para la clínica donde se internó cuando murió. Y tuvo la suerte que hasta esa fecha nunca dijo un disparate, tuvo la cabeza clara” agrega sobre su padre.

Corripio reveló que tiene 96 capítulos entre comillas que he seleccionado a través de más de 50 años de meditación de mi vida porque yo suelo casi todos los días hacer ejercicios hora y media y esa hora y media es para el cuerpo y para el espíritu porque medito y entonces voy anotando y depurando muchas condiciones.

Éxito y humildad

Al reflexionar sobre el éxito y la humildad puso como ejemplo al expelorero de Grandes Ligas Pedro Martinez de quien dijo le sobra humildad.

“El éxito no es un derecho que se adquiere por el esfuerzo ni la preparación. Hay gente que trabaja más que uno y tiene más condiciones que cualquier otro que tiene éxito, y no tiene éxito”, expresó.

Y continuo diciendo: “Entonces, el éxito no es un derecho, hay que recibirlo con humildad. La expresión de la exhibición del éxito además de ser peligrosa socialmente y negativa es injusta porque hay factores que le llegan a uno sin uno tener méritos para ello sino que le llagan gratuitamente, circunstancias que le llegan gratuitamente y eso es algo que la humildad cuenta mucho”.

Reflexiona y se pregunta, ¿es uno dueño de lo que tiene? están equivocados los que eso piensan. “Uno es un administrador de lo que uno dice que es de uno. Eso se queda y uno se va, y viene otro a administrarlo después. El que no tenga un sentido realista de la vida está equivocado”.

¿Qué significa RD para la familia Corripio?

Sobre la República Dominicana dijo “Nosotros estamos identificados con este país, nosotros no tenemos este país como un lugar para enriquecernos. Nosotros tenemos este país antes que eso como un lugar para vivir y morir y aquí nos enterramos sin pensar en irnos para otro país a disfrutar de dinero o de pobreza si esto se hubiera descompuesto”. Manifestó que cualquiera que hubiera sido el devenir de la historia dominicana la familia Corripio hubiera seguido aquí. “Eso no estaba en discusión”, recalca.

Considera a República Dominicana como su esencia de vida. “Nosotros estamos adheridos a la tierra que pisamos. Todos mis hijos y nietos son dominicanos, eso no es estableciendo diferencia de nacionalidad…Pero la doctrina y todo… es que en este país todo somos inmigrantes. Afortunada o lamentablemente todos fuimos inmigrantes, todos venimos de un sitio, la raza autóctona lamentablemente desapareció”.

Sobre ese aspecto añade que unos llegaron primero y otros después. Eso es un común denominador, y el otro común denominador es que todos éramos pobres en algún momento, ningún rico vino aquí a establecerse aquí si tenía riquezas en Europa, en Estados Unidos, en España. No. Aquí no vino ningún inmigrante rico.

Sobre riqueza

“Yo no he visto ningún entierro con una caja de seguridad. La riqueza, yo mismo ni me preocupo por saber cuantitativamente el monto de mis bienes o bienes activos porque yo no trabajo por eso, yo trabajo para sentirme eficiente y sentir que desarrollo una labor y yo mismo me pongo notas de: sobresaliente, aprobado o suspendido. Bajo el criterio de los resultados en el aspecto económico”, indicó.

En ese sentido, afirmó que ha sacado notas por encima del promedio.

Dijo que a veces que se cree que el éxito está en hacerse rico y no necesariamente, al contrario, el éxito más transitorio es hacerse rico, con razón hay una expresión que dice es pobre que nada más tiene dinero.

Clave del éxito: la familia

La familia es una clave en el éxito y yo lo digo en las charlas, la unión familiar es uno de los pilares de nuestro éxito y dije hace poco en una universidad que me dio un doctorado Honoris Causa que no había nada más terrible para un negocio que una desavenencia entre familiares o socios, porque no había competidor ni adversario que te hiciera tanto daño como un socio o un familiar en desavenencia.

Porque el competidor está afuera y en el sentido figurado los ataques que te tira son de afuera y chocan con tu pared dónde estás protegido con tu familia y socios, pero si la desavenencia es dentro te pueden poner la carga de dinamita ahí en la zapata del edificio y eso es terrible.

“Imagínate un barco uno remando para adelante y otro para atrás”, reflexiona.

Compañero de estudios de Caamaño

Pepín y Caamaño fueron compañeros de pupitre en el Colegio La Salle, revela.

“Quizás muchos lo ignoran pero yo recuerdo en tercero o cuarto curso antes de él ir a estudiar creo que a Estados Unidos porque no continuo en el colegio todo el tiempo conmigo pero hubo como tres años que lo sentaban a él en el mismo pupitre que a mí porque eran doble los pupitres”, dijo.

Agrega que la circunstancia se dio obedeciendo no a una casualidad sino a un orden. “Nos sentaban en el orden de los apellido- Corripio-Caamaño- parece que no había ningún apellido entre CA y CO”, relata.

Añade que Caamaño en esa edad, tercer año de la primaria, fue cuando empezó a tratarlo y conocerlo.

“Él era igual que el año 65, pocas palabras, no discutía mucho pero cuando no le gustaba algo terminaba con una trifulca con el contrario que terminaba peleando”.

Expresó que Caamaño era fácil de pelear y no argumentaba mucho previamente, cosa que es lo más normal que se ofenden de palabras y luego pelean. “Él iba directo a la acción lo cual significa que su temperamento no varió mucho con los años”.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.