Comunidad musulmana de EEUU pide a Trump no incitar al odio

0

Jersey City, Estados Unidos. Los musulmanes de Estados Unidos rogaron al precandidato republicano Donald Trump dejar de incitar a la violencia luego de que pidiera que se prohíba el ingreso de los fieles de esa religión al país.

El polémico llamado del magnate estadounidense, que encabeza los sondeos para obtener la candidatura republicana a la presidencia, es parte de lo que organizaciones contra el racismo y la discriminación religiosa describieron como una respuesta sin precedentes contra los musulmanes tras los atentados de París y la matanza de California.

musulmana

“Está dando el derecho a que la gente nos haga daño”, dijo a la AFP Ahmed Shedeed, director del Centro Islámico de Jersey City.

“Le pido, le ruego que cese todas estas acusaciones. Vean a la comunidad musulmana como parte del mosaico Estados Unidos, porque somos parte de Estados Unidos. No nos vamos a ningún lado”, aseveró Shedeed, ingeniero agrónomo que se mudó de Egipto a Estados Unidos en 1980 y que hoy gerencia una agencia de viajes.

Los musulmanes estadounidenses dicen que tienen miedo. Cuentan que las mujeres que visten el hiyab son blanco de escupitajos, que un taxista musulmán fue baleado en el Día de Acción de Gracias, y que hallaron una cabeza de cerdo afuera de una mezquita en Filadelfia.

Apenas algunas horas antes de que el aspirante republicano y magnate de los bienes raíces llamara a prohibir el ingreso de los musulmanes en el país, los líderes de la comunidad de Nueva Jersey se reunieron con fiscales para que tomaran en serio lo que denominaron crímenes de odio contra los musulmanes.

El Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR), la mayor organización civil musulmana del país, dice haber documentado una ola de abusos, vandalismo y actos de discriminación en el último mes.

“Es insensato y sencillamente antiestadounidense. Donald Trump suena más como el líder de una muchedumbre de linchamiento”, dijo el director ejecutivo de CAIR, Nihad Awad, en una conferencia de prensa en Washington.

– Amenaza de muerte –

Aunque los datos carecen de precisión, la comunidad musulmana está compuesta en su gran mayoría de inmigrantes, muchos de los cuales han llegado desde Asia y Medio Oriente en busca de una vida mejor.

Una encuesta realizada por el Pew Research Center en 2011 estimó en 2,75 millones el número de musulmanes en Estados Unidos, aunque los miembros de la comunidad elevan esa cifra a entre 6 y 12 millones.

Después de la matanza de California, el presidente Barack Obama llamó a los estadounidenses a no discriminar a los musulmanes, y a la comunidad musulmana a “enfrentar sin miramientos” a los extremistas.

Shedeed dijo que las afirmaciones de Trump de que muchos árabes residentes en Estados Unidos festejaron los atentados del 11 de septiembre de 2001 son falsas.

“Tuvimos miedo, lloramos”, dijo. “Tuvimos miedo de personas como él. Si el señor Trump hubiera estado activo el 11 de septiembre y hubiera hecho las mismas declaraciones estoy seguro que muchos de nosotros nos hubiéramos visto afectados”.

Sarker Haque, propietario de una tienda en Nueva York, fue golpeado en la cabeza por un hombre que declaró querer matar a los musulmanes, según dijo.

El atacante -blanco, de unos 50 años, declaró Haque- llegó al comercio hacia el mediodía del sábado, observó fijamente una pila de periódicos que mostraban el rostro de la mujer coautora de los atentados de California del miércoles pasado y le lanzó: “Ey, amigo, ¿hoy todo es gratis en esta zona?”.

– Miedo –

“Sentí miedo”, dijo el comerciante, que recibió golpes en la cara y en la cabeza, y patadas en las costillas; tiene el labio cortado, la muñeca dislocada y un moretón visible debajo de un ojo. Haque necesitó tratamiento hospitalario y continúa dolorido.

“Nunca me había sentido inseguro”, ahora sí, “por primera vez. Tengo que mirar hacia un lado y otro”, afirmó.

La policía comunicó haber detenido al sospechoso del ataque, que según su víctima consistió en un acto “de odio”.

En la periferia de la ciudad de Hackensack, Nueva Jersey, Najiba Saleh, madre de cuatro hijos, también afirma sentirse insegura por primera vez desde su llegada a Estados Unidos, hace unos 30 años.

“Ahora tengo a los niños, y tengo miedo”, relató a la AFP. Cuatro días a la semana, sus hijos van donde un amigo a estudiar el Corán. “Cuando salen de casa, las niñas se ponen el hiyab, y me da temor. ¿Qué pasa si alguien los ve por la calle y los toma como blanco?”.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.