Neurólogos presentan estudio sobre Vladimir Putin

6

La forma de caminar de Vladimir Putin, con el brazo izquierdo oscilante y el derecho casi inmóvil, es una secuela del entrenamiento de espía del KGB y no un principio de Parkinson, afirma un estudio publicado el martes en la revista British Medical Journal (BMJ).

Se trata del “paso del pistolero”, dice el equipo de neurólogos de Portugal, Italia y Holanda, especializados en las perturbaciones del movimiento, que estudió los casos de Putin, del primer ministro Dimitri Medvedev y otros tres jerarcas rusos, que caminan todos de forma similar.

“En lo primero que pensamos fue en la enfermedad de Parkinson”, ya que la oscilación asimétrica de los brazos es uno de los primeros síntomas, explican los médicos que estudiaron decenas de vídeos de los dirigentes rusos.

Sin embargo, esa hipótesis fue rápidamente descartada debido a la ausencia de otros signos como el temblor de las manos o una escasa coordinación de los miembros.

Al contrario, basándose en las imágenes, los médicos destacan la destreza de Putin, cinturón negro de judo.

Por lo tanto decidieron estudiar otras hipótesis sobre esa forma de andar, modelada por la formación en el KGB, los servicios secretos soviéticos, o un entrenamiento militar intensivo.

Los médicos mencionan un “manual de entrenamiento del KGB”, en el que se instruye que los espías deben caminar con la mano derecha pegada al pecho para poder desenfundar el arma en una fracción de segundo.

“Encontramos otros ejemplos de una oscilación mínima de un brazo vinculada al manejo de las armas: en los vaqueros de las películas del oeste”, agrega el estudio.

Este estudio se agrega al debate sobre la forma de caminar de Putin, explica Bastiaan Bloem, del centro universitario médico de Radboud en Holanda, que dirigió la investigación.

“Es un estudio inhabitual pero da un mensaje muy serio” en materia de observación neurológica, dijo Bloem a la AFP.

“Su forma de caminar anormal ya había sido señalada. Nosotros avanzamos, en forma muy prudente, nuevas hipótesis”, agregó.

Hipótesis anteriores daban cuenta de un sufrimiento fetal, de un ataque cerebral, de una parálisis causada por un parto con fórceps o de secuelas de una poliomielitis.

Pero esas hipótesis fueron descartadas debido a que Putin tiene una gran fortaleza física y una gran movilidad del hombro y el brazo derecho.

Tampoco hay signos de una enfermedad degenerativa como el Parkinson, sostuvo Bloem.

Los médicos conceden que el caso de Medvedev es diferente en la medida en que no se conoce que haya recibido un entrenamiento militar.

vladimir putin

En su caso, “el paso del pistolero” se debería a un fenómeno de mimetismo, al deseo bastante corriente de querer imitar al jefe.

Regalanos un Like!!!

6 Comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.