Los efectos secundarios de las drogas para adelgazar

0

Estados Unidos. Desde náuseas y mareos, hasta pérdida de la memoria y daño hepático, son algunas de las consecuencias que puede tener tomar alguna de las drogas más populares para bajar de peso. A esto se le suma, los pocos beneficios que aportan, en su mayoría.

Perder peso

No hay persona que quiera bajar de peso que alguna vez no haya soñado con una droga que elimine la grasa de su cuerpo, le quite el hambre y la devuelva a su peso ideal sin hacer sacrificios. Pero la realidad, según muestran innumerables investigaciones e incluso la misma Administración de Alimentos y Drogas de los EE.UU. (FDA, su sigla en inglés) es que no son para todo el mundo y, un dato que no es menor, es que todas tienen serios efectos secundarios.

La Clínica Mayo sostiene que sólo deberían tomar estas drogas las personas que sufren alguna condición seria de salud como consecuencia del peso, después de haber intentando sin éxito bajar de peso a través de cambios en el estilo de vida. Pero advierte: “debería saber que los medicamentos para bajar de peso con prescripción no reemplazan la necesidad de hacer cambios saludables en sus hábitos de alimentación y nivel de actividad física”.

No son para los que “quieren verse delgados”
Si la idea es eliminar algunas libras o kilos por una cuestión estética, las drogas no son una opción. Sí, en cambio, son candidatos: las personas con Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 30, los que tienen un IMC mayor a 27 y tienen algún problema de salud asociado a la obesidad, como diabetes o hipertensión.

No obstante estas condiciones, será el médico de cabecera quien decidirá, analizando la historia clínica de cada persona y la medicación de cada paciente, si los beneficios son más importantes que los efectos adversos.

A continuación, los efectos secundarios de las drogas más populares para bajar de peso, según una revisión de Consumer Reports.

Contrave (naltrexone/bupropion – aprobado por la FDA en 2014)

Este producto –que se vende bajo receta- no es tan efectivo para bajar de peso. En tres estudios clínicos diferentes, que se extendieron hasta por 56 semanas, las personas perdieron un promedio de 5 a 9 libras (entre 2,2 kg a 4 kg) más que los que tomaron placebo. Entre los efectos secundarios que puede causar, se mencionan: daño hepático, convulsiones y posibles riesgos cardíacos.

¿Quiénes deberían tomarlo? El consejo de médicos de Consumer Reports recomienda no tomarlo. “una pérdida de peso tan pequeña no justifica el riesgo de esos posibles efectos secundarios”.

Saxenda (liraglutida – aprobado en 2014)

Alrededor del 60% de las personas que formaron parte de los estudios clínicos perdieron un mínimo del 5% de su peso, comparado con 24% de los que tomaron placebo (que también lograron perder peso).

Sus efectos secundarios son naúseas, vómitos y diarrea. También inflamación del páncreas y puede aumentar el riesgo de cáncer de páncreas y cálculos, e incluso incrementar los pensamientos suicidas. Varios estudios hechos con animales encontraron que causó tumor de tiroides.

Belviq (lorcaserina – aprobado en 2012)

Después de un año de tomar esta droga, los participantes del estudio perdieron 6 libras (2.72 kg) más que los que tomaron placebo. Al segundo año, algunos participantes recuperaron ¼ lo que habían perdido. Otros, tuvieron que abandonar esta droga por los efectos secundarios que son: dolores de cabeza, mareo, fatiga, náuseas, constipación, problemas de memoria y de atención y –ocasionalmente- problemas en las válvulas coronarias.

Belviq puede tener interacciones peligrosas con antidepresivos o algunas medicaciones para la migraña.

Qsymia (fentermina / topiramato – aprobado en 2012)

Puede lograr una pérdida de peso mayor que otras drogas. Los estudios hallaron que, después de un año, quienes la tomaron perdieron al menos un 10% de su peso. Pero hay que tener en cuenta sus efectos colaterales: aumento de la frecuencia cardíaca, problemas de memoria, atención y al hablar. También, ansiedad, insomnio y depresión. Alrededor del 40% de quienes participaron en este estudio tuvieron que dejar de tomar Qsymia.

Alli / Xenical (orlistat – aprobados por la FDA en 1999 y 2007, respectivamente)

Los estudios que se hicieron para analizar estos dos productos –de venta libre, en el caso de Alli, y con prescripción médica en el caso de Xenical- demostraron que las personas perdieron en promedio 7 libras (3,1 kg) más que los que no la tomaron. La droga orlistat puede producir, pero en raras ocasiones, daños en el hígado, falla hepática (que podría llegar a necesitar un trasplante) e incluso la muerte. Importante: en el mismo envase se advierte que puede interferir con algunas drogas anticonvulsivas. Además, puede reducir la absorción de vitaminas A, D, E y K. Por último, produciría gases y posible incontinencia fecal.

Fuente Holadoctor.com

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.