Venezuela sumida en el caos por el hambre y la represión

0

Captura de pantalla 2016-06-14 a las 19.03.37Fue a por comida y encontró la muerte. Las colas en los supermercados, los saqueos y las protestas por el hambre se han vuelto inseguras y peligrosas. Hay tensión en Venezuela porque el gobierno de Nicolás Maduro reprime cualquier manifestación de descontento social y político sin ofrecer solución a la aguda crisis de 84% de desabastecimiento pese al clamor para que permita la ayuda humanitaria.

Caracas se encuentra acordonada por fuerzas policiales. Las entradas de la Universidad Central de Venezuela se hallan con piquetes policiales. Las farmacias y centros comerciales se encuentran custodiados. Y el Palacio de Miraflores, sede de gobierno, está completamente cercado por las fuerzas de seguridad. Parece un país sitiado.

Las escenas de conflictividad social se repiten en cada rincón del país. Un motorista disparó un este lunes a la gente que estaba haciendo cola para comprar alimentos en el estatal Mercal de Guatire, situado a 30 minutos de Caracas, dejando como resultado una niña de 4 años muerta y 10 heridos y el asesino se dio a la fuga.

Tres venezolanos han muerto en lo que va de junio como consecuencia de la represión de las protestas por la escasez de alimentos registradas en el país según informó Provea, organización no gubernamental de derechos humanos. «Esta semana quedó claro el proceso de creciente represión contra los pobres que se vive en el país», dijo Provea en una nota divulgada el sábado.

La primera víctima, identificada como Jenny Elizabeth Ortiz, de 42 años, murió por impactos de perdigones que le desfiguraron el rostro, disparados por un policía de Táchira, al occidente del país. La segunda, José Antonio Tovar, de 21 años, asesinado presuntamente por la Guardia Nacional Bolivariana, falleció durante la represión de un saqueo a varios comercios que se produjo el pasado jueves en Petare, el barrio de clase humilde más grande de América Latina, ubicado al este de Caracas.

La tercera, Luis Josmel Fuentes, también de 21 años, murió el pasado sábado en Cariaco, estado Sucre, al este de Venezuela. «¡No vayan a disparar!, ¡No vayan a disparar!», gritaron los pobladores que protestaban en Cariaco a los uniformados de la Guardia Nacional y de la Policía Nacional. Pero dispararon, dejando también heridas a otras 11 personas.

Según la ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, OVCS, se ha registrado unos 145 saqueos desde febrero. Pero el portal de noticias Runrun.es, en los primeros 10 días de junio registró saqueos o intentos por conseguir alimentos. Las cifras indican que hubo 47 eventos violentos, lo que significa que por cada 24 horas ocurrieron, en promedio, al menos cuatro saqueos o conatos de estos. «Reclamamos al presidente Nicolás Maduro que cese la represión y que garantice la actuación de los cuerpos de seguridad en el marco de la Constitución y del pleno respeto a los derechos humanos», señaló la ONG Provea.

Simultáneamente al tiroteo en la cola de Mercal de Guatire que mató a la niña de 4 años; se produjeron disparos de gas lacromógeno en Mucurubá, Mérida, por desabastecimiento; el desvío de alimentos a los CLAP generó disturbios en Maracay; vecinos vuelven a saquear Mercal en Trujillo; trancan vías en San Félix y en Charallave exigiendo bolsas de comida.

El gobierno creó los Comités Locales de Administración de Alimentos y Producción, CLAP, pero sus bolsas de comida no alcanzan para todos; 600 familias en Cumaná cerraron las vías tras ser excluidos de los CLAP.

Los vecinos de Timotes (Mérida los Andes) protestaron frente la Guardia Nacional exigiendo venta de harina de trigo; también protestan por la falta de comida en Trujillo; niños en La Guajira se alimentan con huesos que botan las carnicerías.

El embajador de Venezuela, Bernardo Alvarez, rechazó ayuda humanitaria durante Asamblea en la OEA. Y el Ministro de Producción, Calvo Soteldo: existen «suficientes alimentos” para el pueblo de Venezuela.

Fuente: Abc.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.