El Juzgado de la Instrucción Permanente del Distrito Nacional impuso medidas de coerción a dos ejecutivos de Plaza Central, donde Edesur Dominicana detectó una conexión ilegal que le provocó pérdidas estimadas en RD$5.0 millones.

Las medidas consistenten en presentarse periódicamente al Ministerio Público fueron dictadas a Hugo Molina y Enrique Gil.

Les fueron impuestas por el juez José Alejando Vargas, quien determinó que dichos ciudadanos no representan peligro de fuga.

Fuente: Almomento.net

Entérate más:  La Pepca: defensa de Roberto Rodríguez Hernández fue pobre y parca en el juicio Odebrecht