El papa Benedicto XVI abrió hoy el Triduo Pascual con la Misa Crismal, en la que dijo que los cristianos no tienen motivos para alardear, que se han convertido en un pueblo “de incredulidad y lejano de Dios” y que sólo hay que mirar al Occidente cristiano, donde ya no quieren conocer a Cristo.



Entérate más:  María Germán es la nueva directora del Hospital Francisco Moscoso Puello