Cheddy García ¨Donde yo llegue Lumy tiene que besarme la mano y decirme Sión mamá¨


Santo Domingo. La humorista dominicana Cheddy García reveló a Ensegundos.net el origen de la rivalidad que tiene con su colega Lummy Lizardo. Cheddy dijo a Robinson Pérez que donde ella llegue Lumy tiene que besarle la mano y decirle Sión mamá, recordando que  en sus inicios no sabía combinarse porque era una muchacha de barrio.

Con más de 15 años de carrera, Cheddy García, ha demostrado que su única misión es hacer reír a los dominicanos, convirtiéndose en una de las comediantes más aceptadas. “me gustaría llegar a convertirme en un icono del humor, morir con las garras y el respeto que le tenían a Freddy”.

Sobrepasa los cien personajes, pero “la desesperada del amargue” se metió de lleno en el gusto popular, siendo el más rentable “el poquito dinero que pude ganar en mi carrera se lo saqué a ese personaje, fue fabuloso, me conectó y me pegó con el pueblo”.

Jacqueline Estrella, Lumy Lizardo y Cheddy García, son las únicas damas que han sobresalido en el mundo del humor, Cheddy nos explica que las mujeres necesitan demostrar mucho más su capacidad que los hombres para mantenerse, y pese a que el medio artístico es machista, han roto esquemas, ganándose el respeto y el cariño de la gente.

Deja claro, que de las tres comediantes, es la más importante y mejor pagada, “jamás en la vida ninguna ha ganado más que yo, soy la única que además de ganar un sueldo por encima de muchos comediantes varones, cuando estaba con Freddy y en Telemicro, me dieron una Prado del año, sin ningún empuje, sola braceando”. Afirma que en tarimas donde decían que bajaban algunos hombres, a ella la respetaban es decir, “yo soy la única mujer que he hecho todo lo que han hecho los hombres en el humor”.

Cheddy García aprovechó a Ensegundos.net para hablar por primera vez de sus inconvenientes con la destacada humorista Lumy Lizardo, los cuales atribuyó a celos profesionales, “donde quiera que yo llegaba hacia reír más que ella, yo era su amiga y por detrás estaba criticándome, no era sincera”. Recuerda que en sus inicios en Telemicro, no sabía combinarse, pues era una muchacha de barrio, sin conocimiento y un día “Lumy hizo un papelito y se lo pasó la demás mujeres que decía “mírala que ridícula que combinación, se parece a Fefita” y ese papel llegó a sus manos.

La acusa de ser un “monstruo”, de haberla acorralado y provocado dondequiera que coincidían trabajando “pues siempre ganaba más, hice comerciales de radio y televisión mientras que a ella no la buscaba nadie y vivía amargada; yo le gusté más a la gente, cuando ella vino a pegarse, hace rato yo lo estaba, y tenía más años que yo en esto, mamá llegó y arrasó con to…”, dice que Lumy tiene que besarle la mano, “ella me tiene que respetar e inclinar la cabeza y decirme sión mamá”, reconoce que no es mejor imitadora que ella, pero si mejor comediante “ella es la imitadora de la clase alta, la glamorosa, la diva, yo no soy diva ni nunca me ha interesado, yo soy una mujer popular que nunca ha olvidado sus raíces, soy la comediante del pueblo”.

Indicó que la ha desacreditado en varios medios, y citó que un periódico de circulación nacional, la tildó como la peor representación de la mujer en el humor, y en otras ocasiones le ha dicho “chopa” en televisión, y que para ridiculizarla ideó el personaje de “Rolinda” donde usaba sus frases “ella me imita porque me admira demasiado, yo nunca he tenido que imitarla porque no la sigo, ni la admiro”.

“Lumy siempre me ha maltratado y eso se la ha revertido, yo se lo deje al tiempo, ahora es vengo a hablar, estoy harta de que por años esté trapeando el piso conmigo y yo callada”. Asegura que los inconvenientes no han sido solo con ella “ha chocado con medio país, solo le falta traspasar las fronteras de Haití para ir a chocar allá”, entiende que su “complejo de superioridad” se deriva a raíz de que “mucha gente la elevó en el momento que estaba pegada con la resbalosa, recibiendo el apoyo de Aidita Selman, Univisión, Don Francisco y de los cronistas de arte, “sabía que ellos iban a conocerla, donde tu mencionas el nombre de esa mujer, tiras una dinamita, en Miami se cerró las puertas, fue a chismear y con divismo a pedir camerino y le sacaron los pies, aquí todo se sabe”.

No teme a que pueda agredirla físicamente, “ella no puede venir a darme golpes, porque me conoce, la enseñé a respetar a mamá, yo nada más soy chiquita, pero mamá es mas fuerte que ella”.

De su protagónico en el filme criollo “La lucha de Ana”, narra que su experiencia fue bellísima, producto de su desempeño ha sido catalogada por lo críticos; como la mejor actuación que ha tenido una mujer en el cine dominicano “todos hablan maravillas y eso no me impide decir que soy actriz, no comediante”.

No tiene previsto entrar a la televisión nuevamente con un proyecto propio “yo volvería si yo tengo una plataforma y un equipo que me apoye, a bracear yo no vuelvo”. Sin embargo se encuentra en conversaciones finales para lo que sería su entrada como figura a un espacio de variedades reservándose los detalles. Una fuente ligada a Más Roberto reveló a Ensegundos.net, que Roberto Ángel Salcedo le ha solicitado que entre a su espacio dominical, y luego de varias reuniones todavía no se ponen de acuerdo en lo económico.

Entre sus planes está la reposición de su obra de teatro Malas para el mes de octubre, asimismo, producirá otra pieza, este mismo año. En cine le veremos en Lotomán 2.0, como también en otra producción de la pantalla grande.

Cheddy García es madre orgullosa de sus hijos Chelsy e Ian. Entre sus sueños por cumplir están el de hacer radio.