El nuevo presidente de México y una historia de amor y golpes


Dejó de ser solamente una de las actrices de telenovelas más conocidas de México. Angélica Rivera, o “la Gaviota”, como la conocen todos los mexicanos, se convirtió en la primera dama del país, tras el triunfo de su esposo, Enrique Peña Nieto, en las elecciones presidenciales.

Desde que el electo mandatario decidió lanzar su candidatura, su esposa, de 41 años, se convirtió en una gran acompañante y muchos analistas sostienen que fue un factor muy importante en la victoria de Peña Nieto. Pero no todo es color de rosa en la vida de Angélica Rivera. Son conocidos los rumores de que Peña Nieto es violento con su mujer.

“Enrique Peña Nieto, le propinó una severa golpiza a su esposa Angélica”, posteó en pleno cierre de campaña la hermana de la cantante y actriz mexicana Thalía, Laura Zapata. Según esa versión, los golpes fueron tan duros, que Angélica tuvo que ser hospitalizada. Aunque ninguno salió a aclarar el rumor, se supo que en marzo “la Gaviota” estuvo internada tras una estrepitosa caída por las escaleras.

Tampoco fue ésta la primera vez que a Peña Nieto se lo relacionó con un episodio violento. Corre el rumor en México de que él tuvo mucho que ver con la muerte de Mónica Petrelini, que hace cinco años sufrió una supuesta crisis epiléptica que le causó un paro respiratorio. Desde ese día, las malas lenguas afirman que se trató de un asesinato y dicen que el nuevo presidente mexicano habría sido responsable.

Todo empezó con un encuentro casual

En el auge de su popularidad, fue invitada a participar como imagen de las campañas publicitarias del gobierno del Estado de México y gracias a estos spots conoció al entonces gobernador Peña Nieto. Comenzaron a salir a comienzos de 2008 y varios meses después hicieron oficial su relación. En alguna entrevista, Rivera contó que fueron los “pequeños detalles” que tenía el político lo que la enamoraron.

La prensa se enteró de que se casarían gracias a un micrófono abierto en El Vaticano, cuando se lo comunicaron al papa Benedicto XVI en diciembre de 2009 en una recepción. Ese mismo día y en la Basílica de San Pedro ella recibió el anillo de compromiso. Posteriormente, el 27 de noviembre de 2010, la pareja se casaba por la Iglesia en la catedral de Toluca, capital del Estado de México.

Comenzaba así oficialmente su vida en común y la unión de dos familias. Ambos habían estado casados y tienen hijos de sus anteriores matrimonios: “la Gaviota” con un hermano de la actriz mexicana Verónica Castro, José Alberto, que es padre de sus tres hijas. Peña Nieto era viudo de Mónica Petrelini, con quien tuvo tres hijos y a quien le fue infiel. De sus aventuras nacieron otros dos hijos.

También comenzaron las críticas y rumores que hablaban de que la pareja no era sino un montaje mediático para ganar votos ante la entonces posible candidatura de Peña Nieto a la presidencia. Político guapo más actriz bella y popular, la fórmula de la victoria. La actriz se ha mantenido siempre al margen de las críticas y los rumores, incluidos los que hablan de su marido como un hombre mujeriego e infiel.

“La Gaviota”: una carrera desde abajo

Protagonista de telenovelas desde muy joven, Angélica Rivera dejó la pantalla chica para protagonizar su propia novela, casarse con Enrique Peña Nieto, un político viudo, y formar una familia moderna y numerosa que en pocos meses se trasladará a la residencia de Los Pinos.

Angélica Rivera Hurtado nació el 2 de agosto de 1970 en la Ciudad de México en una familia de siete hermanos y comenzó su carrera artística muy joven, como modelo, en un certamen de belleza que ganó con solo 17 años. A esa edad participó en el videoclip “Ahora te puedes marchar” del popular cantante mexicano Luis Miguel y también apareció en algunos anuncios de televisión.

Tras ganar el concurso de belleza, “Angie”, como la llaman sus amigos, inició su carrera dentro del medio del espectáculo, como conductora de televisión y actriz en telenovelas, con pequeños papeles. Su primer estelar llegó en 1993 con la telenovela “Sueño de amor” y a partir de entonces protagonizó algunas exitosas hasta que se retiró dos años para dar a luz a su primera hija, Angélica Sofía, fruto de su relación con el productor José Alberto “El Güero” Castro. Regresó en 1997 con más telenovelas y poco después fue madre de su segunda hija, Fernanda.

En diciembre de 2003 se casó con el padre de sus hijas, después de 14 años de relación; cuentan que ella siempre había querido pasar por el altar, pero que Castro se negaba porque no creía en el matrimonio. Meses después, la actriz anunció que esperaba la llegada de su tercera hija, Regina.

El matrimonio duraría hasta 2008, cuando Rivera tramitó su divorcio legal y, un año más tarde, fue declarada nula la ceremonia religiosa. En este mismo año, protagonizó su último y más exitoso papel en la telenovela “Destilando amor”, por el que todo el mundo la recuerda con el apodo de “La Gaviota”, en la que interpreta el papel de una jimadora (recolectora de agave, la planta del tequila) que acaba casándose con el dueño de una hacienda.

Fuente: lanacion.com.ar

¿Cuál es tu reacción?

Triste Triste
0
Triste
Ja ja ja Ja ja ja
0
Ja ja ja
Me molesta Me molesta
0
Me molesta
Me gusta Me gusta
0
Me gusta

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder