Oda pública a Paola Cristal Terrero Arias


Su belleza es tan evidente como la transparencia del más rutilado cristal, es todo lo opuesto al anatómico esperpento del maestro Arias. Bailar ritmos del trópico es su forma de ganarse la vida que a los hombres quisqueyanos tan placentera nos hace al verle ejercer su trabajo. El macho dominicano no es Demonio pero.. le quiere poseer.

Muchas son las lenguas que en el idioma de la envidia le critican, como si fuese ella una infractora de las leyes y normas regentoras en esta hipócrita sociedad cuando, el único exabrupto perpetrato por esta java, ha sido exhibir con garbo su desmesurada sensualidad, todo un acto de violencia gestado por sus colosales senos, a veces guarnecidos por el frontispico de su prolijo y negro pelaje, el mismo que le acaricia la espalda hasta donde esta pierde su nombre para pasar a ser complice de sus firmes pompas. Sin dudas su paso por la tv local, doto a la tropical caja chica de una mejor apariencia. Es Paola Cristal Terrero Arias.

Venir de un pueblo y convertirse en el epicentro de miradas y jadeos, es algo que el resto de la fauna femenina en estos predios no ha de perdonarle. Le llaman Chopa entre otros más bajos epítetos. En los cientos de libros leídos en mi vida jamás he encontrado algo que avale una relación entre la belleza y el abolengo de una persona. La Sociedad sencillamente reconoce como bello o bella a alguien que tenga a cumplir los atributos correspondientes al canón de la ´´Belleza´´ en ese determinado momento histórico. Paola, la Ex de Don Miguelo, sencillamente rompió con el parámetro de lo que el macho dominicano tenía por ´´Mujer dura´´, pasando ella a convertirse en un nuevo paradigma de Mamota.

Toda ella es brutal sensualidad brotando de sus poros, la soberbia de un templo erigido a Eros compactado en su humano cuerpo, la eternidad de la belleza caribeña congelada en su juventud, Paola Cristal, aquella que a muchos mojigatos lleva a censurar en público lo que en la intimidad ellos han de disfrutar. Cuántas veces esta ´´Chopa´´ ha provocado en decenas de miles de hombres el surgir de la espuma viril, inquieta y fértil al compas de gemidos de placer ¿? Un placer que esos hombres no han experimentado con sus parejas, por eso la envidian y le endilgan ese y otros adjetivos.

Paola lleva la sensualidad a flor de piel, le es algo inherente, el bísturi solo ha logrado convertir en certeza lo que ella ya tenía por sospecha: Una belleza empirea y enaltecida extendiendo un manto bruñido de luz atravesando la niebla de la envidia de quienes impotentes quedan opacadas a su paso. Quienes en verdad serán las chopas ¿?

Por Aneudys Santos Productor de contenido para medios

En Twitter: @aneudys_santos.