Hora de reír un poco


asustado

ESTADOS UNIDOS.- El conocido piloto Jeff Gordon, se disfrazó y llega a una concesionaria de autos para hacer un “Test Drive”, de un móvil que se vende.

Gordon sale a dar un paseo con uno de los vendedores de la compra-venta. En medio del paseo el piloto empieza a hacer varias piruetas y a conducir como si fuese la Nascar, con lo que el vendedor llega con ataque a la concesionaria.

A través de una cámara oculta, el piloto hace una broma con demasiada adrenalina y riesgo. El piloto se disfraza como un simple comprador de un Chevrolet Camaro, que quiere hacer una sencilla prueba de manejo.

¿Cuál es tu reacción?

Triste Triste
0
Triste
Ja ja ja Ja ja ja
0
Ja ja ja
Me molesta Me molesta
0
Me molesta
Me gusta Me gusta
0
Me gusta

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder