La Fiscal farandulera (Opinión)


Santo Domingo. Con gran sorpresa recibió el viernes por la tarde el pueblo dominicano la noticia del archivo definitivo de la denuncia por lavado de activos en FUNGLODE encabezada por Leonel Fernández, ex presidente de la República Dominicana.

Berenice

En la querella interpuesta por Guillermo Moreno La Fiscal Yenni Berenice alega que la falta de de tipificación de las acciones impide que el Ministerio Público pueda actuar contra Leonel Fernández. Indica además la reina de los casos de farándula que no es posible que se tenga que perseguir la corrupción con un Código Penal que data del 1808, no obstante de que su promulgación en República Dominicana es del 4 de julio de 1882.

Si nos detenemos a revisar el accionar de la fiscal Yeni Berenice nos daremos cuenta con la rapidez que actúa cuando hay un caso de por medio que involucre el mundo de la farándula local, dígase Don Miguelo, Vakeró, Omega y el último del empresario Frank Jorge Elías, casos anteriores relacionados con violencia intrafamiliar. Pero esa facilidad y rapidez con la que se mueve con los pequeños no la pone de manifiesto para perseguir la corrupción, obviamente no va a morder la mano que le dio de comer, aquellas manos que la nombraron en el puesto que hoy ocupa y por el cual se les pasó por arriba a muchos fiscales del Distrito Nacional que estaban esperanzados en ocupar este puesto abandonado por otro miembro del partido de Gobierno, Alejandro Moscoso Segarra.

Alega la fiscal que la deficiencia del sistema legislativo dominicano impiden que sea posible embarcarse en una investigación y aunque  los hechos que han sido admitidos por los querellados,  la legislación dominicana no tipifica y en consecuencia no sanciona.

Para Yeni Berenice resulta más fácil archivar el caso que ponerse a investigar la procedencia de los millones de pesos que han ingresado a FUNGLODE, pero peor aún es el caso del ex presidente que tiene bajo dominio todos los poderes legislativos del Estado pero teme demostrar su inocencia frente a los tribunales.

De no poder haber cumplido con su labor Yeni Berenice pudo poner a disposición del procurador su cargo, pero como esa teta es buena que le ha de importar la moral, sus valores o sus principios.

Me despido con esta frase hasta el próximo comentario. Mientras la justicia dominicana siga siendo el zafacón de la política, castigar la corrupción será una utopía.

¿Cuál es tu reacción?

Triste Triste
0
Triste
Ja ja ja Ja ja ja
0
Ja ja ja
Me molesta Me molesta
0
Me molesta
Me gusta Me gusta
0
Me gusta

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder