Opinión de Armando Almanzar sobre la película Mi Angelito Favorito


Esta es la opinión del critico de cine Armando Almanzar sobre la película, Mi angelito Favorito de Alfonso Rodríguez publicada en el periódico Listín Diario.

“Los ángeles más laboriosos son los que están al cuidado de niños y borrachos. Estos dos personajes, al no contar con la verticalidad de la razón, se mantienen perpetuamente al borde del precipicio”.

Mi angelito

Estas líneas que transcribimos no tienen nada que ver con la película sobre la cual hacemos hasta lo imposible por escribir de manera coherente. Pertenecen a una novela titulada “La salamandra”, de la autoría de Pedro Antonio Valdez, y las citamos porque aluden a los ángelesÖ igual que la susodicha cinta, en la cual el personaje central, como alude su título, es un “angelito”.

Pero existe una ligera diferencia entre ambos personajes: cuando Valdez hace alusión a los ángeles lo hace dentro de un contexto literario muy bien delineado, no es una mención gratuita, no es una necedad para llenar unas líneas o un capítulo, sino como un elemento que le es esencial en esa parte precisa de su historia, como se comprende al leer el capítulo y, por supuesto, la novela en sí.

Y de esa manera encontramos la gran diferencia entre un artista creador que domina su oficio y sabe a conciencia lo que tiene entre manos, que escribe sin tener en mientes la posibilidad de hacerse rico millonario, sino por el placer de infinito que vibra y bulle en todos los que escribimos por dejar salir todo eso que nos ruge en el interior y que pugna siempre por brotar, y aquellos que, lo dicen sin rubor, lo único que les pica es el bolsillo, o sea, el deseo incontenible de ganar más y más dinero, sin importarles un rábano si lo que hacen o producen posee el más mínimo valor estético o por lo menos cierta adecuación formal que distinga su obra frente a las demás.

Porque ese es el problema: a nosotros, como muy probablemente a todos los demás críticos de cine del país, no nos importa para nada que alguien gane dinero haciendo cine, dinero, mucho dinero, y que incluso se ufanen de ello.

En realidad, lo único que esperamos es que, haciendo dinero, a la vez hagan un mínimo esfuerzo por sacar sus obras de la más absoluta mediocridad.

Y, para empezar, algo así solo se consigue comenzando por el principio, o sea, a partir de la idea original para escribir una historia, un guión. No importa que eso que se escribe sea para una comedia, para un drama o para una cinta histórica. Lo que se escribe para ser llevado a las imágenes debe poseer cierta coherencia formal para que lo que se lleve luego a las imágenes no devenga en tonterías, necedades y dislates. Por eso felicitamos al autor de los efectos especiales por la escena de los tres disparos, muy bien hecha, pero no por la del camión volcado, porque las víctimas potenciales se agachan antes de que el camión se vuelque y es muy claro el fallo en el tiempo diegético.

Por eso nos parece que vuelve a pasar lo mismo con los intérpretes: no pueden tener actuaciones apreciables Ozuna ni Cheddy ni Alberti, que tienen talento, porque sus personajes, como en todas las comedias de este mismo talante, no tienen vida propia, no poseen una personalidad real, no son más que muñecos puestos ahí para hacer muecas.

Y la historia es un ir y venir de sandeces tan sin sentido que necesitaríamos dos páginas del Listín para desgranar su sin razón.

Publicado en el periódico Listín Diario

¿Cuál es tu reacción?

Triste Triste
0
Triste
Ja ja ja Ja ja ja
0
Ja ja ja
Me molesta Me molesta
0
Me molesta
Me gusta Me gusta
0
Me gusta

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder