Tu mouse puede dañar tu mano


mano

 

Cuando pasamos muchas horas en la computadora, o pocas diariamente pero esforzando la muñeca -como suele pasar a los gamers- comenzamos a sentir determinadas molestias en la mano, la muñeca, el brazo o los dedos. Particularmente desde el antebrazo hasta los dedos de la mano (la parte de “arriba”), se sienten pequeñas contracciones musculares involuntarias, dolores en la muñeca, o en los nudillos u otros puntos sensibles de la mano con la que sostenemos el mouse o el touchpad.

Muchas personas eligen un determinado mouse porque permite automatizar ciertas funciones o tenerlas más accesibles como pueden ser controles de volumen, brillo de la pantalla o por que tienen una alta resolución que permite mayor precisión a la hora de trabajar o jugar en la computadora.

Otras personas eligen un mouse porque tiene un tamaño reducido y es más transportable, o porque no tiene cables, o simplemente no eligen un mouse y compran el primero que les ofrecen.

Si todavía no has sentido ninguna molestia seria y nunca prestaste atención a esta parte del uso de una computadora, estás a tiempo de cambiar tu mouse y no sufrir el síndrome del túnel metacarpiano. Me ha tocado vivirlo y no es para nada agradable. Este síndrome es, según dicen los que saben, el resultado de aumentar la presión en el nervio y los tendones medianos en el túnel carpiano, es como que lo pinchás. Aunque existen algunos estudios al respecto, no hay todavía una convención respecto de que un mal mouse o un sobre esfuerzo en determinadas posiciones de la mano puedan producir este síndrome. Sí existe una enorme casuística en la que se repite un factor: el esfuerzo.

 

El túnel carpiano es un espacio estrecho y rígido del ligamento y los huesos en la base de la mano, que contiene los tendones y el nervio mediano. Dice la Wikipedia que “cualquier proceso que provoque ocupación del espacio provoca la disminución de espacio y el atrapamiento del nervio. Esto resulta en dolor, debilidad o entumecimiento de la mano y la muñeca, que termina irradiándose por todo el brazo. De no tratarse este problema, pueden atrofiarse los músculos y limitar importantemente la funcionalidad de la mano afectada.

Especialistas han concluido que los movimientos repetitivos que se realizan en el quehacer laboral cotidiano u otras actividades diarias pueden dar lugar a trastornos. El “mal del mouse” no se circunscribe con exclusividad a este periférico sino a todo aquel que colabore con presionar el nervio mediano que va desde el antebrazo hasta la mano.

Síntomas

Las molestias suelen aparecer gradualmente e ir intensificándose con el paso del tiempo. Aparecen sensaciones de calor, calambres o entumecimiento en la palma de la mano y de los dedos, salvo el dedo meñique. Comienzan a aparecer dolores de muñeca, presiones en la parte superior de la mano (la contraria a la palma), incluso algunas personas no perciben frío o calor en sus dedos y los sienten humedecidos.

Tratamiento

Como no estamos de acuerdo en utilizar Internet ni ningún medio de comunicación confines medicinales, el tratamiento que recomendamos es ir al médico, contarle tus dolores y que te derive a un especialista si es necesario.

 

 

Por lo pronto, te comento que una de las cosas que me recomendaron a mí fue comprar un mouse ergonómico. En mi caso, los dolores aparecieron luego de unas dos semanas de usar una notebook sin mouse, directamente desde el touchpad, lo que generaba una posición muy esforzada para la mano durante largas horas, a lo que se sumaba que estaba haciendo algunos diseños en la máquina y para mejorar la precisión de los trazos estaba poniendo la mano de una forma muy rígida e incómoda.

Cuando empecé con esos dolores me dije: “hay que usar mouse” y durante algunos días usé un mouse cualquiera que tenía en mi casa. Esto empeoró los dolores. Luego fui al médico porque el dolor no desaparecía. Por suerte, no tenía un problema, sino el dolor producido por presionar durante largas horas el nervio, siguiendo el consejo del médico compré un mouse ergonómico y todo resuelto.

¿Cuáles son mouses ergonómicos?

Son mouses que se adaptan a tu mano y no al revés.  Cuestan más de $15, pero no te hacen ir al médico. Mi primer mouse ergonómico fue uno que no reconocía como tal, pero que, por su facilidad de uso, terminó impulsándome a aprender a dibujar y hacer diseños en la computadora. Era uno de los famosos Trackman, un tipo de mouse que no se mueve, y que tiene una bolita que hace las veces de mouse. Moviendo la bolita, se mueve el cursor. Esto proporciona un gran control sobre el puntero del mouse.

Tiempo después el mouse murió y comencé a utilizar uno de los “comunes”, hasta que tuve este problema y me regalaron un Genius láser de 9600 dpi y ergonómico. Este mouse, era muy parecido a la mayoría, pero tenía un pequeño lugar donde encastrar cómodamente el dedo pulgar y el anular, lo que hacía que el movimiento no repercutiera en la muñeca, sino en el codo y el hombro. De esta manera, la posición de la mano era cómoda y relajada, pudiendo utilizar el pulgar para algunas funciones, el anular para el click derecho, índice para el izquierdo y el mayor o el medio para el scroll y otras funciones de la famosa bolita del mouse.

 

 

Cuando éste mouse dejó de funcionar (lo llevaba a todos lados y esto produjo mucho desgaste), me puse a investigar sobre tipos de mouse ergonómicos y encontré algunos muy interesantes (CARISIMOS también), como un mouse 3D que es una suerte de pecera en la que se mete la mano y que contiene unos censores, estos censores leen el movimiento de la mano, lo que hace que literalmente acariciando el aire o moviendo objetos imaginarios, estos movimientos se reflejen en la pantalla. Como el de más arriba, sólo que sin la bolita. Nunca tuve ninguno, pero decidí orientarme hacia los mouses verticales, pues son mouses que obligan a que el peso del movimiento se centre en el hombro, disminuyen la fricción del codo, y al mismo tiempo dejan la mano en una posición casi de total relax.

Algunos consejos:

  • Vigilar siempre que la posición de la mano no obligue a doblar ni torcer el brazo o la muñeca
  • Nunca utilizar mouses pequeños, pues obligan a tener la mano en una posición de prensión constante, lo que genera algunos dolores
  • Utilizar mouses ergonómicos, sea horizontales o verticales, inclusive si pasás poco tiempo en la computadora, vas a notar la diferencia y además es una experiencia divertida.

Fuente: MDZOl.com