TRAYECTORIA EN VIVO DEL HURACÁN MARIA

El caudillo egoísta y la maldita política


Por Raúl Amiama

Santo Domingo. Desde que mi madre dio a luz su único hijo, he vivido en las redes de los temas políticos, recuerdo vagamente en mi mente ver sentado en un banquillo al extinto ex presidente Salvador Jorge Blanco en el año 1991 cuando apenas tenía 9 años ( en ese momento debí estar viento a Topo Gigio), Jacobo y Peña con sus pleitos, Bosch con un PLD minoritario, el padre Toño, el fraude en el 94, la muerte de Nacisazo, la alianza reformista y del PLD o “frente patriótico” en el año 96, la muerte de Peña Gómez en el 1998 y el posterior triunfo arrollador del PRD en las elecciones de medio término, la victoria de Hipólito en el 2000, seguida de su incansable “chercha”, el regreso de Leonel junto al fallido intento reeleccionista del ex presidente Mejía, la entrada de Miguel Vargas a escena principal de la política dominicana en 2008, otra vez gana Leonel y la frase “me venció el estado” de Danilo, el pacto de las corbatas azules en 2009, la recolecta de dos millones de firmas para que Leonel volviera a postularse, el triunfo de Danilo en 2012, el “lío mayúsculo” en la casa nacional perredeísta seguida de la expulsión de Hipólito Mejía, el nacimiento de PRM y ahora el carnaval mediático con el tema Quirino en contra del Dr. Leonel Fernández.

Palacio Nacional

Pero todo este compendio de luchas y sucesos que nos han mantenido entretenidos durante los últimos 24 años, han resuelto muy poco en materia de lucha contra la corrupción, bienestar social y seguridad ciudadana, porque la “Maldita Política” en vez de ser utilizada como herramienta para ejercer una eficiente administración pública, desarrollar verdaderos proyectos de nación y colocar este territorio en la mira internacional por un excelente desarrollo productivo y calidad profesional en su población, ha sido acogida por unos personajes que al momento de llegar a la joya más anhelada de República Dominica, el Palacio Nacional, no quieren salir por la exquisitez de ese manjar de placeres económicos y licores de poder … porque el Caudillismo es egoísta con la maldita política!!!

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder