Otra vez “Limpiavidrios” serán retirados de las calles


Santo Domingo, República Dominicana. Los denominados limpiavidrios han vuelto a las intersecciones de avenidas en Santo Domingo; pero la Autoridad Metropolitana de Transporte está dispuesta a enfrentarlos, porque en muchas ocasiones estos agreden a los conductores cuando no les dan dinero.

Limpia vidrios

El organismo advirtió ayer que enfrentará con firmeza el resurgimiento de los jóvenes limpiavidrios, en un trabajo coordinado con la Policía Nacional y la Procuraduría General de la República.

AMET afirma que tiene muchas quejas de ciudadanos, en su mayoría mujeres, que son agredidas física y verbalmente por limpiadores de cristales en las intersecciones. A estos le piden dinero por su servicio y, cuando no logran su objetivo, los agreden.

El vocero de la entidad, Diego Pesqueira, dijo al periódico Listín Diario que el director de la Amet, el general Frener Bello, ha instruido a sus agentes para que enfrenten la situación y defiendan a los ciudadanos que se sientan afectados.

“La Amet tomará las medidas que sean necesarias para enfrentar esa situación, porque no solo violan la Ley 241 sobre Tránsito, sino que ponen en peligro la seguridad de los ciudadanos”, dijo Pesqueira.

Al respecto, expresó que la Amet hará contacto con otras instituciones, como la Policía y el Ministerio Público, para juntos cada organismo actuar en la parte que le corresponda.

“El general Frener Bello está instruyendo al personal bajo su mando para que, aunque este caso tiene que ver con el orden público, estén atentos para ir corrigiendo esta parte y a la vez buscar la forma de ir socializando con otros organismos para buscarle una salida, y estos jóvenes no estén en las esquinas de una forma imprudente. En muchas ocasiones han agredido a conductores, en especial a damas, y esto no se puede permitir”, sostuvo.

Apuntó que todas esas personas que están en las intersecciones son repudiadas por los conductores, porque muchas veces levantan los limpiavidrios y los dejan levantados, provocando que los conductores tengan que desmontarse a arreglarlos.

Reconoció que se trata de una tarea difícil, porque muchas veces los Amet los retira de una intersección y entonces se dirigen a otra a cometer las mismas acciones.