Dominguez Brito y el embajador