Las ocho cosas que tu pareja nunca debe pedirte que hagas


Si esta situación te resulta familiar o te sientes identificado, este tema te va a gustar. Se trata de una recopilación de hechos que jamás se deben aceptar en una relación.

Al comienzo de las relaciones de pareja todo es especial, romántico y excitante. Es demasiado fácil hacer la vista gorda ante posibles líneas rojas. Las molestias ocasionales, los comportamientos cuestionables o las peticiones dudosas se pasan por alto. Al fin y al cabo, esa persona te hace reír y te hace sentir el ser más especial del mundo. Te dice lo bien que te ves, lo estupenda que es tu ropa o lo mucho que le gustas. Sin embargo, al cabo de los pocos meses todo eso pasa. Lo que antes te molestaba un poco, ahora no puedes dejarlo pasar. Comienzan las dudas. Tragas y un día estallas.

Si esta situación te resulta familiar o te sientes identificado, este tema te va a gustar. Se trata de una recopilación de hechos que jamás se deben aceptar en una relación. En el caso de que tu pareja te las haya hecho o te las haga en el futuro, no te queda más remedio que plantearte si te conviene más quedarte mejor solo en vez de mal acompañado.

1) Te pide que cambies tu apariencia

Si tu pareja te dice que eres muy atractivo pero que lo serías más si adelgazaras o si te apuntaras al gimnasio, malo. Un compañero sentimental nunca puede hacer eso. Bueno, poder puede, pero no es admisible. Y, obviamente, tu novio nunca debe sugerirte que te sometas a una operación.

Un cirujano de Seattle (Washington, EEUU), que prefiere guardar el anonimato, ha revelado a ‘Prevention’ todas las cosas que ha visto en su consulta: desde mujeres que pedían un rejuvenecimiento vaginal por presión de sus maridos hasta varones que solicitaban un blanqueamiento anal. “Yo no hago ninguno de estos procedimientos; siempre trato de quitarles la idea si se trata por cuestiones estéticas”, añade el profesional.

2) No tiene en cuenta tu opinión en la cama

Si tu pareja no tiene en cuenta tus peticiones o gustos en el dormitorio es mala señal. Si, por ejemplo, a ti no te gusta el sexo anal pero el otro sigue insistiendo a pesar de tus quejas, entonces nos estamos moviendo en el terreno del abuso. Puerta para el amante egoísta que valora su orgasmo por encima del tuyo. La educadora sexual y cofundadora de la ‘Women of color sexual health network’, Bianca Laureano, es muy clara: “Si tu pareja te pide que renuncies a tu placer por el suyo, es una línea roja que no puedes dejar pasar. Es algo que veo mucho entre mujeres que tienen relaciones heterosexuales, donde las experiencias y el tacto que desean queda reducido al placer de los hombres”.

3) Está empeñado en dividir todo al 50%

Si uno sale a tomar algo el viernes, no tiene por qué tocarle al otro al día siguiente. Si uno lava los platos durante una semana, el otro no tiene por qué hacerlo durante los próximos días, etc. Obsesionarse con que cada uno lleva a cabo el 50% solo generará conflictos y que se esté más pendiente de lo que se hace o deja de hacer. Lo importante es que cada uno dé lo mejor de sí. “No hay una escala para medir una relación feliz, las parejas deben querer lo mejor del uno para el otro”, señalan los autores del libro ‘Saving Your Marriage Before It Starts’ (Zondervan. 2006), Les y Leslie Parrot.

4) Te aleja de tu entorno

Una pareja que siempre está encontrando fallos a las personas de tu entorno. Que si Fulanito me cae mal, que si no me gusta que te juntes con Menganito, que cuánto quedas con tus padres… son afirmaciones que no se pueden permitir en una relación. Querer estar siempre con tu pareja es un síntoma de amor, pero impedir que esta haga planes que no te incluyen es inadmisible.

5) Te critica

Las bromas y el humor pueden ser un generador de buen rollo en las parejas, pero siempre y cuando estas no se conviertan en sarcasmo. La burla, además de no sentar bien al que es objeto de ella, suele enmascarar frustración o resentimiento.

6) Invade tu privacidad

Invadir la privacidad no solo es molesto, sino también una forma de control. La psicóloga Catia Harrington sentencia: “He tratado a pacientes con parejas que les han espiado las cuentas bancarias, hackeado sus correos electrónicos y, en última instancia, se han vuelto físicamente abusivos. “No cometas el error de pensar que hace todo eso ‘porque él/ella me ama tanto”, advierte.

7) Te hace sentir inseguro

“Una buena relación debe conseguir que uno se sienta seguro, amado y apoyado”, dice Harrington. “Si tu pareja te hace sentir inseguro o de menos, huye. Esa persona puede estar sentando las bases para una relación tóxica, o simplemente puede ser un idiota, pero independientemente, no necesitas eso en tu vida”.

8) Te compara

Es una manera de criticar el funcionamiento de una relación. El comparar no tiene por qué ser negativo, pero no debe abusarse de hacerlo respecto a agentes externos. Cada pareja tiene sus propias reglas y particularidades, por lo que es más inteligente compararse con uno mismo respecto a otro momento anterior y fijarse en cómo ha evolucionado la propia relación, en vez de la de otros.

Fuente: El Confidencial

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder