Melania Trump visita un hospital para niños en París


París, Francia. Melania Trump visitó el jueves por la mañana un hospital parisino para niños poco después de haber aterrizado en la capital francesa donde acompaña a su esposo, Donald Trump, invitado de honor del tradicional desfile militar del 14 de julio en los Campos Elíseos.

La primera dama de Estados Unidos, vestida con un elegante conjunto de falda y chaqueta rojo, zapatos de tacones del mismo color, y el cabello recogido en un moño italiano, llegó sonriente al hospital Necker, en el centro de París.

Reuters/ Philippe Wojazer

La exmodelo de 47 años fue acogida por el director general de los hospitales públicos de la región parisina, Martin Hirsch. La entrada del establecimiento estaba decorado con sillas de colores y un área de juegos para niños.

Mientras que la presentaban a varios altos funcionarios del hospital, el personal médico intentaba ver aunque fuese de lejos a la glamurosa primera dama.

Durante su corta visita, Melania Trump visitó a algunos pequeños pacientes. “¿Bonjour, ça va?”, dijo en francés al entrar a una sala donde jugaba un grupo de seis niños, algunos en silla de ruedas.

“¿Hace cuánto tiempo que estás aquí? ¿Vuelves a casa mañana? ¿Dónde vives en París?”, prosiguió, esta vez en inglés, tratando de entablar una conversación con los pequeños.

Después, tomó un libro para colorear del Principito. Hirsch, quien traducía las palabras de la primera dama, se acercó para contarle la historia de este clásico francés.

“Me lo voy a quedar para practicar mi francés”, respondió sonriente. Es una de las cinco lenguas que habla la señora Trump, nacida en Eslovenia, según su portavoz.

“Muchas gracias por haberme recibido. Sean fuertes”, dijo al despedirse de los niños y de los padres de algunos de ellos que estuvieron presentes durante la corta visita.

Por la tarde, Melania Trump visitará la catedral de Notre Dame de París y realizará un crucero por el río Sena junto a la esposa del presidente de Francia, Brigitte Macron.

Por la noche las dos parejas cenarán en el restaurante gastronómico Jules Verne, ubicado en la Torre Eiffel.