Ojo con esto! El sexo frecuente reduce el riesgo de cáncer de próstata


Tener una vida sexual muy activa parece ser la llave para que los hombres tengan menos riesgo de padecer cáncer de próstata.

Los científicos de la Universidad de Harvard hallaron que las eyaculaciones frecuentes pueden mantener sana la glándula productora del semen y evitar el cáncer.

Ellos llevaron a cabo un estudio con 31,925 hombres que respondieron preguntas sobre la frecuencia de la eyaculación en un cuestionario y realizaron un seguimiento de la historia desde 1992 y hasta 2010. El estudio incluyó preguntas sobre la frecuencia mensual promedio de eyaculación, la cual se evaluó a los 20-29 años de edad y a los 40-49 años.

Durante ese período, 3,839 hombres fueron diagnosticados con cáncer de próstata. Al ajustar las variables de la frecuencia de eyaculaciones y el riesgo de cáncer, los investigadores hallaron que los altos niveles de actividad sexual -concretamente 21 eyaculaciones al mes- pueden reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata en un 33%.

El estudio fue publicado en la revista European Urology, y los científicos no están exactamente seguros de por qué la eyaculación reduce el riesgo de cáncer de próstata, pero especulan que podría ser porque ayuda a eliminar las toxinas causantes de cáncer.

Por otro lado, los investigadores de Harvard señalaron que una vida sexual activa puede ser un indicador de buena salud general, lo que en sí mismo es probable que reduzca el riesgo de cáncer.

Aunque los hallazgos son importantes, los investigadores agregan que para prevenir el cáncer también es importante mantener una buena dieta y una rutina de ejercicio, y realizarse chequeos médicos regulares. Todo eso además, ayuda a tener una mejor vida sexual.

El cáncer de próstata es más común en hombres de edad avanzada. En Estados Unidos, aproximadamente 1 de 5 hombres recibirá un diagnóstico de cáncer de próstata, aunque la mayoría de ellos no morirá por esta causa.

Los signos posibles de cáncer de próstata incluyen el flujo débil o la excreción frecuente de orina, informa el Instituto Nacional del Cáncer (NIH).

Fuente Holadoctor.com