Residentes en zonas vulnerables no quieren salir de sus casas


A pesar de que el Gran Santo Domingo está bajo alerta amarilla ante el paso del huracán María, los albergues no habían sido abastecidos ayer, sobre todo aquellos que acogen a los residentes de las zonas más vulnerables.

Los colchones, sábanas, mosquiteros, alimentos y otros insumos no fueron vistos en albergues como la estación de bomberos de La Ciénaga, la iglesia San Ignacio de Loyola y la escuela Virgen del Carmen, donde acuden durante las amenazas de ciclones cientos de familias que habitan en las orillas del río Ozama.

En cuanto a los sectores La Ciénaga, Los Guandules, Gualey y otros de la parte norte del Distrito Nacional,  indica el periódico Listín Diario que algunos de sus residentes tienen sus enseres recogidos desde el huracán Irma. Otros, sin embargo, están despreocupados alegando que están acostumbrados a este tipo de fenómenos y que las aguas del río Ozama inunden sus viviendas. Aunque las autoridades hicieron un llamado a los que viven en zonas de peligro, las personas de estos barrios continúan en sus viviendas aunque aseguraron que tienen claro hacia dónde acudir en caso de que ocurran inundaciones.

Preparación

Dulce Nuñez ha perdido la cuenta de las veces que ha tenido que salir corriendo junto a su familia porque las aguas del Ozama han inundado su vivienda. Hace 35 años que vive en La Ciénaga y, como conoce la realidad de la zona, afirma que desde la alerta por el ciclón Irma tiene todos sus enseres recogidos.

Sin embargo, no ha salido de su vivienda al igual que todos sus vecinos, pues la preocupación porque les roben puede más que el temor a los vientos y los aguaceros que pudiera provocar María.

A la dama le robaron sus ajuares el pasado año cuando las lluvias de Matthew tras salir hacia un refugio y solo le quedó el colchón que se deterioró con la inundación.

Víctor Manuel Encarnación declaró que sabe dónde acudir con su hijo en caso de que sea necesario. “He tenido que salir de aquí más de diez veces, el río sube y se inunda todo y tenemos que salir con todos los trastes”, indicó.

Hace dos semanas el país vio alarmado el paso del huracán Irma.