Explora tus senos y evita el cáncer de mama


El cáncer es una enfermedad en la cual las células del cuerpo se multiplican sin control y el cáncer de mama es el crecimiento descontrolado de las células mamarias. Con la excepción del cáncer de piel, el de mama es el más común en las mujeres en Estados Unidos. Las muertes por cáncer de mama han disminuido a través del tiempo, pero la enfermedad continúa siendo la segunda causa principal de muerte por cáncer entre las mujeres hispanas en Estados Unidos.

Aproximadamente 1 de cada 8 mujeres en los Estados Unidos (casi un 12%) desarrolla cáncer de mama invasivo en el transcurso de su vida. A principios de este año se preveía el diagnóstico de aproximadamente 255.180 nuevos casos de cáncer de mama en mujeres de los Estados Unidos, junto con 63.410 nuevos casos de cáncer de mama no invasivo. Para los hombres, el riesgo de vida de ser diagnosticado con cáncer de mama es de 1 en 1000.

Mayor riesgo

Durante la última década, el riesgo de tener cáncer de mama no ha cambiado para las mujeres en general, pero ha aumentado en las mujeres negras, y en las mujeres asiáticas y de las islas del Pacífico. Las mujeres negras tienen un riesgo más alto de morir por cáncer de mama que las mujeres blancas. El riesgo de tener cáncer de mama aumenta con la edad. En Estados Unidos, la edad promedio del diagnóstico de cáncer es 61 años.

El más común

Con la excepción de algunos tipos de cáncer de piel, en los Estados Unidos el cáncer de mama es el más común entre las mujeres, independientemente de su raza o grupo étnico; la causa más frecuente de muerte por cáncer entre las mujeres hispanas; la segunda causa más común de muerte por cáncer entre las mujeres de raza blanca, las de raza negra, las indoamericanas o nativas de Alaska y las asiáticas o isleñas del Pacífico.

En todo el mundo

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo, (a excepción de los tumores cánceres de piel no melanomas). En el año 2008 se diagnosticaron aproximadamente 1.380.000 casos nuevos de cáncer de mama en el mundo. En la actualidad es el tumor más frecuente en la población femenina tanto en países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo.

La exploración

Una exploración física de la mama es una cuidadosa búsqueda manual de las mamas que realiza un médico u otro profesional de la salud. A través de este examen básico es posible descubrir bultos que hayan pasado desapercibidos en las autoexploraciones que te hayas hecho. Aunque la mayoría de los bultos son descubiertos por las mismas mujeres, algunas anomalías solo pueden ser detectadas por alguien con experiencia.

ISTOCK

Notar las diferencias

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que las mujeres de entre 20 y 40 años se sometan a una exploración física de mamas como parte de su examen de salud periódico, preferiblemente cada tres años. A partir de los 40 años, las mujeres se deben someter a un examen de mamas realizado por un profesional de la salud todos los años. Es importante que hables con tu médico si notas que tus senos se ven o se sienten diferentes.

ISTOCK

Señales importantes

Bultos, engrosamientos, asimetrías (diferencias de apariencia entre una mama y la otra); cambios en la mama que puedes ignorar o pensar que son “normales” pueden ser detectados por un profesional de la salud que examina mamas habitualmente. Alrededor del 20 % de las veces, los casos de cáncer de mama son descubiertos únicamente en la exploración física y no aparecen en una mamografía.

La mamografía

Una mamografía es una radiografía del tejido de tus senos. Esta prueba puede encontrar tumores que son demasiado pequeños para poder sentirlos. Durante una mamografía, cada seno es presionado entre dos placas de plástico. Es normal que sienta cierta molestia pero, si te causa dolor es importante que lo informes. El mejor momento para hacerte una mamografía es al final de tu período menstrual, ya que sus senos están menos sensibles.

ISTOCK

Ver y notar los bultos

Debes estar atenta a algunos bultos, masa o algo que se sienta duro en tu seno o cerca de este. Los bultos pueden tener formas y tamaños variados. La mayoría de los bultos no son cancerosos. Si notas alguno, examina el otro seno. Si ambos senos se sienten igual, eso puede ser normal.

Ver y notar los tejidos

También tienes que estar pendiente de algún tejido grueso o duro en el seno o debajo del brazo. El tejido normal del seno a veces puede sentirse que tiene bolitas. Si te haces autoexámenes con frecuencia entonces será más fácil para ti detectar alguna anormalidad y encontrar algún cambio. Sin embargo es importante que sepas que hacerte autoexámenes de los senos con regularidad no sustituye las mamografías regulares.

Ver y notar cambios en el pezón

Es muy importante que actúes rápidamente si notas alguna secreción del pezón (líquido que sale del seno y que no es leche), algún líquido mezclado con sangre, o cambios en el pezón, tales como un pezón invertido (hundido hacia dentro del seno). La secreción del pezón puede tener texturas y colores variados. La secreción del pezón no suele ser un signo de cáncer. Puede ser causada por las anticonceptivas, medicamentos o infecciones.

Ver y notar cambios en la piel

Si sientes comezón en el seno, se enrojece, notas descamación, hoyuelos o arrugas debes informarlo a tu médico. La mayoría de las mujeres presentan cambios en sus senos durante su vida, algunos causados por las hormonas o por el proceso normal de envejecimiento. Sin embargo, es importante no dejarlos pasar.

El mes de la sensibilización

Octubre es el Mes de la Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo con el objetivo de aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos. La detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas.

Fuente Holadoctor.com/Hercilia Garnica