El merenguero Sergio Vargas tuvo que ser mediador en el conflicto mantenía enfrentados a los comunicadores Frederick Martínez y John Berry.

Indica Reynaldo Brito, editor de idominicanas.com que sin dormir muy bien, ni descansar su voz, Sergio fue al programa “Pégate y Gana con El Pachá”, para hacer se reconciliaran y previo a esto dijo al Frederick Martínez que “sus emociones le iban destruir la vida”. Y en tono muy serio (fuera de relajo) le advirtió no debía poner “su credibilidad publica en juego”.

“El Negrito de Villa” invitó entonces a John Berry pasar al estudio, pero advirtiendo al animador “si no si le iba volar arriba, porque sus emociones estaban muy altas”, al tiempo de reiterar que “fue a conciliar porque un amigo es un amigo y es algo que no se consigue a diario”.

Como condición para aceptar la reconciliación, El Pachá solicitó a John Berry “hacer una disculpa pública por la difamación que hiciera a sus hijos en las redes sociales. “Por respeto a mis hijos y mi familia, necesito una disculpa pública, porque tú no sabes el sacrificio que hago, para irrespetarme públicamente y despotricar mi carrera de 27 años”.

A seguidas, John Berry le pidió excusas a la esposa e hijos del Pachá por lo que hizo pero antes le aclaró que era quien “tenía la credibilidad más alta de los que estaban en el estudio” realizando “Pégate y Gana con El Pachá”.

John Berry agradeció el gesto de Sergio Vargas y dijo a El Pachá que “los pobres les necesitan, ya todos los que van a las afueras de Color Visión no tienen por qué pagar sus diferencias personales.

Finalizó diciendo que tanto él como Rafael Caminero, no eran sus enemigos pero entienden que debe cambiar.